https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/levanteud-desktop.jpg

El dinero de Boateng permite al club una mejor negociación para pagar la cubierta

Los casi diez millones netos que le quedarán al Levante dan fuerza a la entidad para obtener un crédito menor y más ventajoso con el banco

J. MOLINS

valencia. La venta de Boateng al Dalian Yifang de la Superliga de China ha llegado en un momento idóneo para el Levante, al menos en el aspecto económico. A falta de que la operación se haga oficial, el club ya ha ingresado los 11 millones de euros del traspaso, pero deberá destinar 1,3 al Moreirense, el exequipo del delantero, por lo que le quedarán limpios 9,7 millones.

Antes de que llegara la irrechazable oferta, el club estaba en negociaciones con los bancos para obtener un crédito con el que financiar la construcción de la cubierta, que como adelantó LAS PROVINCIAS en noviembre, costará unos diez millones de euros, casi la misma cifra de la venta de Boateng. Aunque una de las opciones hubiera sido pagar el nuevo techo del estadio con ese dinero, el club prefiere no gastarse todo lo que ha ingresado, y por tanto continuará con la idea de pedir el crédito.

Pero sí ha mejorado la situación, y ahora ese dinero permite al Levante tener más músculo económico para negociar con los bancos, con la seguridad y la garantía de que dispone de liquidez para pagarlo, sin tanta necesidad como tenía hace sólo un mes. Esto implica que ahora el club puede conseguir un tipo de interés más bajo y unas condiciones más ventajosas, porque además no hace falta que el banco le preste los 10 millones, sino una parte, y la otra la puede poner de lo que ha dejado Boateng en la tesorería.

En el plazo de un mes esta negociación ya debería estar cerrada, para tener la financiación lista de cara a iniciar la construcción de la cubierta del estadio, que dará comienzo en mayo en cuanto acabe la Liga, aunque los trabajos previos empezarán unos días antes.