Maduro confirma meses de contactos con la Casa Blanca bajo su autorización

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante un foro en Caracas./REUTERS
El presidente venezolano, Nicolás Maduro, durante un foro en Caracas. / REUTERS

Las conversaciones se mantuvieron «al más alto nivel» para facilitar un proceso de resolución del conflicto entre los dos países

CAROLINE CONEJERONueva York

El presidente de Venezuela Nicolás Maduro confirmó por fin meses de contactos entre la Administración Trump bajo su autorización y expresa aprobación, realizados a través varios canales para encontrar un proceso de regularización del conflicto con «el imperio americano».

La confirmación sigue la admisión por parte del presidente Trump el martes de haber mantenido contactos con Venezuela 'en varios niveles, pero al más alto nivel'. Según Trump, su administración se mantiene al margen, aunque está ayudando en la crisis del país dentro de lo posible.

LAS CLAVES:

Palabras de Maduro.
El objetivo es que EE UU escuche a la Venezuela real y no a «la que le venden y esconden para conspirar»
Conversaciones con Cabello.
Trump habría tratado de alimentar la disidencia entre Maduro y altos cargos de su Gobierno

Maduro señaló que el objetivo es que EE UU escuche a la Venezuela real de la revolución bolivariana del siglo XXI y no a «la que le venden y esconden sus funcionarios para conspirar, amenazar y sancionar».

Acto seguido el consejero de Seguridad Nacional John Bolton confirmó también que funcionarios del Gobierno venezolano establecieron contactos con el Gobierno de EE UU a espaldas de Maduro para hablar de la destitución del presidente venezolano y de elecciones libres y limpias. Según Bolton, las conversaciones llevarán tiempo y fueron aprobadas por el propio presidente Maduro.

A principios de semana, el numero dos del régimen y presidente de la Asamblea Nacional Constituyente Diosdado Cabello negó categóricamente en rueda de prensa que se hubieran producido contactos de ninguna clase con EE UU.

Los contactos del Gobierno norteamericano con Cabello y otros funcionarios venezolanos fueron filtrados a la prensa el pasado domingo de forma anónima por un funcionario de la Administración Trump, que sugirió que el objetivo sería alimentar la disidencia entre los altos cargos del Gobierno de Maduro.

También se ha confirmado que Cabello ha mantenido comunicaciones con el consejero de Trump para Latinoamérica, Mauricio Claver-Carone, consideradas por la Casa Blanca como un signo positivo que revela que el círculo de Maduro se rompe gradualmente.

Signo positivo

Geoff Ramsey, experto en temas de Venezuela en la Oficina de Washington para Latinoamérica, describió los contactos como un signo muy positivo que sugiere que existe un reconocimiento por parte de los altos cargos del Gobierno de Maduro de que la situación es insostenible, ante el creciente colapso económico, político y humanitario del país.

Según Ramsey, lo que los altos funcionarios venezolanos buscan es garantías del Gobierno norteamericano de que no acabaran en una cárcel de Miami. Algunos observadores de la política de Venezuela han reaccionado con escepticismo a los esfuerzos de la Administración Trump de inyectar paranoia en el, ya debilitado por la crisis, Gobierno venezolano.

Christopher Sabatini del departamento de Latinoamérica del think tank Chatham House señaló que parece que la Administración Trump conduce una especie de operación psicológica destinada a crear confusión entre los miembros del Gobierno venezolano.

El presidente Maduro ha venido luchando por su supervivencia política desde que el pasado enero Juan Guaidó se declarara presidente legítimo de Venezuela y fuera reconocido por más de 50 países entre ellos EE UU y Reino Unido. Mas de 4 millones de venezolanos han huido del país hasta ahora, según la agencia de la ONU para los refugiados, 1 millón de ellos tan sólo desde el pasado noviembre.

Más información: