La derecha reduce su porcentaje de indecisos mientras los socios del Consell tienen más voto fiel

Ciudadanos pierde apoyos especialmente hacia Vox, pero también en favor de los socialistas valencianos

JC. F. M. VALENCIA.

El sondeo de GAD3 para LAS PROVINCIAS revela las transferencias de voto entre los partidos políticos, un análisis que permite comprobar cómo se mueve el electorado entre los distintos partidos. El estudio aporta datos significativos, como el que detalla que el porcentaje de votantes de derecha que estaba indeciso, y que hace un mes se situaba en cifras superiores al 20%, ha descendido ya de forma significativa. El estudio, elaborado durante la primera semana de la campaña electoral, constata por tanto que la llamada a las urnas ha permitido a PP y Cs -en este apartado no figuran datos de Vox porque no logró representación en 2015- activar a sus votantes hasta porcentajes similares a los de la izquierda. En esa decisión se encuentra parte de la mejora del PPCV. Los populares tienen, no obstante, el segundo porcentaje más alto de votantes que, en esta ocasión, no acudirá a votar -un 5%-, sólo por detrás de Podemos, con un 6%.

Reducir el número de indecisos no implica, en el caso de Cs, que mejore su porcentaje de fidelidad, el término con el que podemos definir al dato de los votantes que apoyaron en 2015 a ese partido y volverán a hacerlo el próximo domingo. El partido de Albert Rivera tiene una fidelidad del 48%, apenas dos puntos más que Podemos. El dato contrasta con los porcentajes de PP (69%), PSPV (71%) y Compromís (76%).

Para la candidatura que encabeza Toni Cantó, la volatilidad de sus votantes es motivo de preocupación. El partido cede votos por su derecha, en su mayoría hacia Vox -un 16%-. Pero también lo hace por su izquierda -los socialistas le 'roban' un 10%-. Es cierto que los dos grandes partidos vienen haciendo parecidas alusiones al voto útil. Pero es significativo que el discurso de la formación naranja encuentre decepcionados entre sus votantes por las dos alas. La variabilidad del discurso político exhibido por Rivera podría encontrarse en el origen de esta circunstancia.

Los populares valencianos tienen un votante mucho más leal que Ciudadanos aunque, como esa formación, también cede votos a Vox (un 12%). Los apoyos al partido de Santiago Abascal llegan de esas dos formaciones y mínimamente, un 1%, de Podemos.

Por la izquierda, el partido de Iglesias se deja un 17% de votos, que van a parar al PSPV, y otro 12%, que prefieren irse a Compromís. El otro 'baile' de votos más significativo en este bloque es el que se comprueba en el partido de Mónica Oltra. Un 11% de su electorado hace cuatro años se decanta ahora por el PSPV. En sentido contrario, los socialistas sólo se dejan un 3% a favor de los nacionalistas.

Compromís sí se deja un porcentaje del 4% de sus votantes, los de su perfil más moderado, que optan por irse a Ciudadanos. En las filas socialistas, por su parte, un 5% de sus apoyos en las autonómicas de hace cuatro años dice ahora que el próximo domingo votará al PP valenciano.

Encuesta para LAS PROVINCIAS: primera oleada