La última esperanza para el gasoil: llega el 'diésel azul'

R33 diésel azul gasoil
Volkswagen desarrolla un 'diésel azul', el biodiésel R33, que contamina un 20 % menos.

Volkswagen desarrolla un nuevo tipo de biodiésel con aceite de cocina reciclado y que contamina un 20 % menos

LAS PROVINCIAS
LAS PROVINCIAS

Con el diésel en el punto de mira de los gobiernos de media Europa, Volkswagen ha lanzado un nuevo producto que puede ser la última esperanza de los vehículos de gasoil. El grupo aleman responsable del 'Dieselgate' en 2015 (cuando se conoció la manipulación de las emisiones reales de algunos de sus coches diésel) ha inventado, junto a la Universidad de Coburgo, el Diésel R33, también llamado 'diésel azul' ('DieselBlue').

Para el gasoil azul, la compañía automovilística ha contado con el apoyo de la multinacional Bosch y la petrolera Shell. Este carburante contamina un 20% menos (emite un 20% de CO2) y ya puede ser utilizado por todos los vehículos diésel, independientemente de su año de fabricación.

De hecho, el Diésel Azul ya se vende a modo de prueba en estaciones de servicio de Wolfsburgo y está siendo producido en una planta de Volkswagen en Salzgitter, en Alemania.

Otra de las ventajas de este Diésel R33 es que utiliza hasta un 33% de residuos y parafinas procedentes de aceites de cocina usados. Es decir, que además de contaminar menos, ayuda a reciclar los aceites domésticos. El resto, menos de un 70%, sería diésel procedente del petróleo convencional, al que se añaden los habituales aditivos. Así, mientras el actual B7 que se dispensa en las gasolineras cuenta con un 7% de biodiésel, en el R33 el porcentaje se eleva hasta al menos el 33%.

Nuevo sistema obligatorio en todos los coches

Acoso al diésel

Mientras tanto, el acoso al diésel es cada vez mayor. El Parlamento balear ha aprobado este martes una ley que impedirá circular con nuevos vehículos diésel en las islas a partir de 2025 y desde 2035 la prohibición se ampliará a los nuevos automóviles de gasolina. La Ley de Cambio Climático y Transición Energética de las Islas Baleares ha sido recibida como un jarro de agua fría por los concesionarios, que creen que llega demasiado pronto. Aseguran que no hay infraestructura preparada y que los vehículos eléctricos además de caros no ofrecen autonomía suficiente. El gobierno balear además solo prevé subvenciones para determinados sectores como el taxi y los vehículos de alquiler

Coches diésel

La crisis del diésel

 

Fotos

Vídeos