El Ibex-35 se queda a las puertas de los 9.300 pese al apoyo de los grandes bancos

El Ibex-35 se queda a las puertas de los 9.300 pese al apoyo de los grandes bancos

Santander fue el mejor valor del selectivo, con una subida del 1,66%. Grifols fue el peor, con un recorte del 2,11%

CRISTINA VALLEJOMadrid

El Ibex-35 arrancaba la sesión con dudas. A partir de las diez de la mañana entraba en números verdes, para mantenerse en el entorno de los 9.280 puntos hasta las dos y media de la tarde. A partir de ahí, el índice se disparó para marcar máximos del día en los 9.340 puntos a las tres y media de la tarde. Entonces, se vino abajo. Dio un último cambio en los 9.296,7 puntos, lo que supone una subida del 0,42%. Cuarta sesión consecutiva en que el índice español no puede con el nivel de los 9.300 puntos. Pero al menos puso fin a una secuencia de tres sesiones a la baja (aunque con muy pequeños recortes). 

De todas maneras, el selectivo español, junto con los otros dos índices de la periferia europea fueron los que terminaron la jornada al alza; a diferencia de la sesión de ayer en que estos indicadores cerraron a la baja, frente a los de la Europa central, que subieron. En el día de hoy, el más rentable de todos fue el Ftse Mib de Milán, que se anotó un 0,65%. El PSI-20 de Lisboa se apuntó un 0,39%. También terminó en verde el Ftse 100 británico, que sumó un 0,17%.

En la jornada de hoy, el peor de todos los índices europeos (dentro de que los recortes fueron limitados) fue el Dax alemán, que se dejó un 0,28%. Mientras, el Cac 40 francés retrocedió un 0,16%.

La importancia del BCE

Es posible que el mejor comportamiento de hoy de los mercados de la periferia europea obedezca a los rumores que se publicaron respecto a que mañana el Banco Central Europeo rebajará las expectativas de crecimiento de la zona euro para justificar la nueva ronda de liquidez para los bancos con la que se lleva semanas especulando. Aunque es probable que mañana no se materialice esa promesa en su totalidad, es posible que no se anuncien las inyecciones de dinero con todos sus detalles.

Ese impulso que dio el rumor sobre el BCE se observó sobre todo en el sector bancario, lógicamente. Así, en el Ibex-35, el Santander fue el valor más rentable, con una revalorización del 1,66%. El Sabadell y BBVA se colocaron cerca, con ganancias de un 1,39% y de un 1,22%, respectivamente. 

Entre los mejores, en el indicador español también se situaron Red Eléctrica, Siemens y Mediaset, todos ellos con avances de más de un 1%. 

También cerraron en verde otros grandes valores, como Telefónica, que sumó un 0,49%, mientras que Inditex e Iberdrola avanzaron un 0,45% y un 0,35%, respectivamente. Repsol se anotó un 0,10%. 

En negativo, Grifols fue el más bajista, con un descenso del 2,11%. Después se situaron Ence y Viscofán, con retrocesos de un 1,19% y de un 1,08%, respectivamente. 

En el Índice General de la Bolsa de Madrid, Duro Felguera fue el mejor, con una subida del 8,84%, gracias a los fondos que le llegarán de Samsung tras haber ganado un laudo. En rojo, el peor fue Dia, con un descenso del 5,64%.

Referencias macro en Europa y Estados Unidos

En la sesión contamos con varias referencias. En primer lugar, con las procedentes de la OCDE, que rebajó las perspectivas de crecimiento para la zona euro, adelantándose, probablemente, al Banco Central Europeo: de acuerdo con el organismo, el PIB de la región sólo se expandirá un 1% este año, lo que supone una reducción de las expectativas de ocho décimas frente a su anterior previsión de hace cuatro meses. Además, destacó cómo Italia puede registrar una contracción de su PIB y Alemania crecer apenas un 0,7%, la mitad que el año pasado. Aunque sin aportar cifras, la OCDE apuntó que España podría resistir mejor este enfriamiento económico que otros países.

Para Estados Unidos prevé un crecimiento este año del 2,6%, lo que supone una caída de la previsión de apenas una décima. 

Precisamente en Estados Unidos conocimos dos datos económicos muy relevantes. En primer lugar, la creación de empleo privado durante el mes de febrero según la agencia ADP, de acuerdo con la que se generaron 183.000 nuevos puestos de trabajo, por debajo de los 190.000 esperados; pero la cifra de enero se revisó al alza desde los 213.000 hasta los 300.000. Éste es un aperitivo del informe oficial que se dará a conocer el viernes: se espera que la tasa de paro haya caído una décima, hasta el 3,9%, con la creación de 181.000 puestos de trabajo en la economía no agrícola. En segundo lugar, contamos con la publicación de la balanza comercial del mes de diciembre: el déficit creció más de lo esperado, hasta marcar máximos de los diez últimos años. 

En Wall Street, después de conocerse estas referencias, números rojos. Al cierre de la sesión europea, el Dow Jones y el S&P 500 se dejaban alrededor de un 0,35%, mientras que el Nasdaq perdía un 0,7%.

En el mercado de divisas, el tipo de cambio entre el euro y el dólar se mantenía en el entorno de 1,1315 unidades, niveles parecidos a los de cierre de ayer. 

En el mercado de deuda, bajada de las rentabilidades de los bonos, en consonancia con las cifras y previsiones económicas que apuntan debilidad. Así, la rentabilidad del bono americano a diez años volvió a caer por debajo del 2,70%. El rendimiento de sus comparables alemanes retrocedió desde el 0,16% hasta el 0,12%. El de los españoles, hasta el 1,10%, su nivel más bajo desde finales de 2016, cuando llegó a caer incluso del 1%. 

La prima de riesgo de España continuó en los 98 puntos básicos. 

En el mercado de materias primas, caídas para el barril de Brent, que retrocedía un 0,43% al cierre, hasta los 65,58 dólares, ante los datos de inventarios americanos, que crecieron más de lo previsto.