El retraso en la adjudicación del Imserso hace peligrar cientos de empleos tras el verano

Unas jubiladas a las puertas de una agencia de viajes. /LP
Unas jubiladas a las puertas de una agencia de viajes. / LP

El sector valenciano teme que no se puedan contratar los primeros viajes hasta diciembre y se tenga que hacer despidos, como en 2015

Álvaro Mohorte
ÁLVARO MOHORTEValencia

La adjudicación de los viajes del Imserso llevan ya cuatro meses de retraso y el sector turístico valenciano se enfrenta a medio invierno en dique seco. El cambio de Gobierno en 2018, el nombramiento de Carmen Orte como directora general del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso) y su dimisión en enero para centrarse en la campaña del PSOE en Palma de Mallorca no ha hecho más que complicar la renovación de este plan que deja más de 13 millones de euros a los hoteleros de la Comunitat Valenciana, especialmente en Benidorm y la Costa Blanca, Gandia y Castellón.

Unos 50 hoteles valencianos necesitan este servicio público para la tercera edad si quieren sobrevivir en invierno, teniendo como única alternativa aplicar despidos colectivos tras el verano al bajar la persiana hasta que lleguen los primeros jubilados. Cientos de empleos están en peligro, según viene advirtiendo el sector y su patronal valenciana Hosbec.

Los hoteleros temen muy seriamente que se repita, corregido y aumentado, el problema surgido en 2015, cuando un pleito entre los operadores adjudicatarios retrasó dos meses el proceso. Sólo con eso, se pasó de adjudicar en diciembre a hacerlo en febrero, lo que retrasó toda la ejecución y los primeros clientes del Imserso entraron en diciembre en lugar de en octubre. Teniendo en cuenta que hoy ya se lleva un retraso de cuatro meses y se tiene por delante una Administración paralizada en Semana Santa y una nueva composición de Gobierno las el 28-A, las hojas del calendario vuelan.

La Comunitat aglutina un 20% de las plazas que se ofertan, con hasta 190.000 jubilados

De media, el plan incluye 930.000 paquetes, lo que equivale al mismo número de beneficiarios. De ellos, un 20% opta por la Comunitat Valenciana, situándose de forma habitual entre los 180.000 a 190.000 jubilados.

Desde hace meses, la patronal del sector se repite que no se está hablando de reivindicaciones históricas del sector, como mejorar precios de contratación y la propia operatividad del programa, sino de una petición que se puede resumir en pedir a la Administración Pública que cumpla con el procedimiento repetido desde hace décadas «con la razonable diligencia».

En opinión de los hoteleros, «no estamos pidiendo nada extraordinario, estamos pidiendo que hagan su trabajo en tiempo y forma y nos eviten problemas, que para eso están», según manifiestan. A día de hoy, los pliegos ya tendrían que estar publicados y las empresas participantes deberían haber empezado a firmar los precontratos con los hoteles, empresas de transporte y otros establecimientos que van a incluir en su oferta ante la Administración. Estos documentos permiten demostrar que se podrá dar respuesta a la concesión con todas las de la ley. Así, cuando un turoperador consigue ser el beneficiado, procede a firma ya los contratos reales para prestar el servicio con mayor celeridad.

Esto no quita para que los hoteleros españoles estén trabajando con un precio de 20 euros (una vez descontados los impuestos), en régimen de habitación y pensión completa con vino, agua y animación. En esto denuncian que tienen que repercutir los servicios y las inversiones en reforma y mantenimiento del sector, algo «completamente inasumible y que sólo provoca ruina tras ruina», según Hosbec.

Una demanda urgente