GP Rusia

Sainz: «Me da mucha rabia, es una oportunidad perdida»

Carlos Sainz, en el GP de Rusia./REUTERS
Carlos Sainz, en el GP de Rusia. / REUTERS

El madrileño pilotó casi toda la carrera con el coche seriamente dañado

DAVID SÁNCHEZ DE CASTROMadrid

Carlos Sainz vivió una de las carreras más complicadas de la temporada, tras verse envuelto en un pequeño incidente en la salida del GP de Rusia que dañó seriamente su Renault. Un toque con el Williams de Sirotkin, a quien Sainz culpó sin paliativos, fue lo que le provocó que en la carrera pilotase un coche prácticamente inconducible.

«Ha sido duro de aceptar después de una salida en la que he arrancado mejor con el blando que los que iban con hiperblando. He podido pasar a un par de ellos en la frenada, pero Sirotkin se ha tirado un poco a saco», criticó el madrileño. «Me ha roto el pontón y el suelo del lado derecho. Desde la tercera curva he notado que el coche no iba bien y que iba a ser una carrera larga. Perdía no sé cuántos puntos de carga aerodinámica, el coche sobreviraba muchísimo y, a partir de ahí, ha sido una carrera de intentar hacer todo lo posible para quedarme fuera, ralentizar a los Haas, a los Force India y a los Sauber, para que Nico (Hülkenberg, su compañero) pudiese abrir diferencias con ellos, pero aún así el coche iba tan mal, que me ha costado mucho», relató el futuro piloto de McLaren.

En un trazado en el que Sainz considera que está en deuda con ellos («Rusia nos debe una», se resignó), el madrileño salió triste. «Era un segundo o segundo y medio más lento de lo que he sido todo el fin de semana, por tanto era más cuestión de ayudar al equipo que otra cosa, y me da mucha rabia, porque me recuerda un poco a 2016, que salí muy bien y de repente se me metió algo en el pontón y perdí un segundo y medio por vuelta. Ha sido una oportunidad perdida», se lamentó.

Temas

F1

Fotos

Vídeos