GP de Singapur

Vettel flaquea antes de la batalla

Sebastian Vettel, durante los entrenamientos en Singapur./Reuters
Sebastian Vettel, durante los entrenamientos en Singapur. / Reuters

El alemán acabó antes de tiempo los segundos libres al tocarse con el muro, uno de los grandes peligros del circuito

DAVID SÁNCHEZ DE CASTRO

Sebastian Vettel tiene que sumar y, si puede, hacerlo más que Lewis Hamilton, si quiere mantener sus opciones al título a final de campaña. El alemán se queda sin margen de fallo y, si tiene que hacerlo, mejor que sea en unos entrenamientos libres como los de este viernes, que en clasificación o carrera, que le puede costar muy caro.

El tetracampeón del mundo de Ferrari comprobó en sus carnes una de las grandes dificultades de este circuito de Singapur: los muros. A falta de poco más de 20 minutos, Vettel se coló en una de las zonas rápidas del trazado asiático lo justo para rozar con las dos ruedas derechas las protecciones. El incidente le obligó a entrar en boxes, donde confirmaron que tenía las dos suspensiones tocadas y que no podía salir de nuevo a pista.

Se quedó en una anécdota, pero que puede ser síntoma de lo que en realidad le ronda por la cabeza: sabe que tiene que encontrar los límites para batir a Lewis Hamilton. El líder del campeonato saldrá al frente este domingo, pase lo que pase, merced a los 30 puntos que tiene de ventaja sobre él, pero todo lo que sea reducir esa diferencia será un buen resultado para Vettel. Ferrari se encuentra en un momento crítico, con un cambio de pilotos en ciernes para la próxima campaña, y cerca (pero no lo suficiente) de acabar con once años de sequía en el Mundial.

No es la primera vez que se le atraganta Singapur a Vettel. El año pasado se dejó casi todas sus opciones de llegar con vida (deportiva) a final de temporada con un accidente aquí, en el que también se llevó por delante a Kimi Räikkönen. Esos fantasmas que rondan la cabeza del germano son su peor enemigo, incluso por encima de unos Mercedes que parecían más tapados de lo previsto en los libres de este viernes o unos Red Bull que, en un trazado donde la unidad de potencia no es crítica como en los anteriores, han dado un paso adelante. La sensación generalizada es que Vettel puede ganar con autoridad… pero también que puede perder. Kimi Räikkönen acabó al frente la jornada, con 11 milésimas de ventaja frente a Hamilton, y la certeza en Ferrari de que tienen mucho que decir.

Sainz y Alonso, salto adelante

Lejos de Spa y Monza, las unidades de potencia Renault respiran. Pese a lo asfixiante del ambiente en la ciudad-estado asiática, no sólo Red Bull, sino también la propia escudería Renault y McLaren han dado un salto de calidad con respecto a los fines de semana anteriores.

Carlos Sainz cuajó su mejor viernes del año. El sexto puesto le convirtió en el mejor del resto, habida cuenta de que Vettel no pudo rodar en condiciones de vuelta rápida por ese toque. Sus opciones de puntos están intactas, siempre que este sábado consiga una clasificación óptima. Históricamente, a Sainz no se le ha dado mal Singapur: el año pasado logró una histórica cuarta posición que es, de momento, su mejor resultado en Fórmula 1 por el momento. Ese «Vamos, vamos, vamos, vamos» por radio al volante del Toro Rosso tres carreras antes de que le mandasen a Renault es su hito, y todo lo que sea acercarse a esa posición, será todo un éxito.

Para un Fernando Alonso en retirada también fue un buen viernes. El español finalizó octavo, un puesto que le invita a ser optimista. Y eso que tuvo un serio susto: Marcus Ericsson tuvo un trompo al final de la segunda sesión de libres cuando venía el asturiano detrás, y le tuvo que esquivar para no embestirle.

El octavo crono de Alonso le permite asegurar que estarán en el segundo corte de la clasificación sin sufrir mucho. Eso sí: pasar a la Q3 será otro asunto, porque ha habido varios factores que le han permitido alcanzar la octava plaza. «y hay que tener en cuenta que Vettel no pudo acabar su vuelta y que Hülkenberg es rápido y hoy no ha hecho la vuelta buena, eso ya te pone décimo». «Estaremos ahí, luchando en el corte de la Q3. Los Force India han ido bien en los libres 1 y no tanto en los libres 2. Tendremos una bonita batalla», augura el español.

Aunque es una lucha en la que no le gustaría estar, Alonso tiene relativamente cerca la octava posición de la general, que ocupa su enemigo íntimo Kevin Magnussen. El español de McLaren tiene 44 puntos y el 11º, mientras que el danés de Haas tiene 49. Por delante tiene a los dos Force India (Pérez, 46 puntos; Ocon, 45), y no parecen flojear. En las últimas carreras, Alonso aún tiene mucho que decir.

Fotos

Vídeos