Jornada 31

El Madrid cumple y nada más

Benzema celebra el gol de la victoria. / Gabriel Bouys (Afp)

El acierto de Benzema, que logró un doblete de cabeza, y la mejoría de la segunda parte tras un primer acto para el olvido fueron suficientes para que los blancos doblegasen al Eibar a medio gas

José Manuel Andrés
JOSÉ MANUEL ANDRÉSMadrid

El Real Madrid cumplió y poco más en una nueva estación de su particular vía crucis hasta el final de la temporada. Dos goles de Benzema de cabeza y la mejoría de la segunda parte tras un primer acto para el olvido fueron suficientes para que el equipo blanco doblegase al Eibar a medio gas.

Salió el Madrid al césped con la relajación propia de un equipo que no se juega nada y en el que el pensamiento de cada jugador está más centrado en su situación personal que en los partidos que restan, una penitencia a la que le quedan siete estaciones. El atrevido Eibar de Mendilibar, con poco en juego después de asegurar virtualmente la permanencia ante el Rayo en Ipurua, llegaba a Chamartín con ganas de fiesta, desplazando su línea de cuatro defensas muy arriba y discutiéndole a los blancos el dominio del partido.

Sin embargo, fue el Madrid el primero en avisar en un mano a mano de Bale ante Dimitrovic que estaba invalidado por fuera de juego, minutos antes de que Benzema empujase a la red un pase del galés que de nuevo invalidó el colegiado González Fuertes por posición adelantada del francés. A pesar de la mayor sensación de peligro del equipo de Chamartín, su rival ganaba la partida en pases y posesión de balón, en un partido con evidente aroma a pachanga. Hasta el sol apareció a orillas de la Castellana para invitar al sesteo de un público escaso que comenzaba a impacientarse por momentos.

2 Real Madrid

Keylor Navas, Odriozola, Varane, Nacho, Reguilón, Valverde, Modric (Lucas Vázquez, min. 76), Isco (Brahim, min. 90), Bale (Kroos, min. 76), Benzema y Asensio.

1 Eibar

Dimitrovic, De Blasis, Ramis (Orellana, min. 54), Oliveira, 'Cote', Sergio Álvarez, Escalante, Jordán, Marc Cardona (Peña, min. 70), Sergi Enrich y Cucurella (Charles, min. 85).

goles
0-1: min. 39, Cardona. 1-1: min. 59, Benzema. 2-1: min. 81, Benzema.
árbitro
González Fuertes (Comité asturiano). Amonestó a Oliveira por el Eibar.
incidencias
Partido de la jornada 31 en Primera disputado en el Santiago Bernabéu ante 50.284 espectadores.

Más información

Cucurella, que como carrilero fue una pesadilla para el Madrid en Ipurua, volvió a ser el hombre más peligroso del Eibar, aunque esta vez como extremo izquierdo por delante de 'Cote'. Suyo fue un peligroso centro raso desde el costado izquierdo al que Sergi Enrich no pudo llegar por milímetros. El Madrid seguía dormido, con un disparo desviado de Bale como mejor argumento y sin motivación alguna ni siquiera para cumplir con profesionalidad. Esa actitud negligente la acabó pagando el equipo blanco en un acción que inició precisamente Cucurella, que continuó con un gran pase de Escalante para Cardona y que finalizó con una gran definición del catalán con pierna derecha ante un Keylor vencido para adelantar al Eibar y llevar la zozobra al Bernabéu, que a pesar de la apatía y la floja entrada acabó sacando los pañuelos cuando González Fuertes indicó el descanso.

A la vuelta de vestuarios, el Madrid salió con los mismos once hombres y la permuta de posiciones entre Bale y Asensio como única novedad, con el galés por la izquierda y el mallorquín por la derecha. El cambio no surtió efecto y el Eibar volvió a llevar peligro a la portería de Keylor tras un par de errores de Varane ante Sergi Enrich y Cardona que Odriozola estuvo rápido para acabar solventando.

Benzema marcó tras un despeje de Dimitrovic que el guardameta estrelló en su compañero 'Cote', dejando el balón para que el delantero blanco rematase a puerta vacía antes de que el gol fuese anulado por fuera de juego del galo, que estaba en posición ilegal a pesar de lo ajustado de la misma. Fue el prólogo de un empate que finalmente encontró Benzema apenas dos minutos después, tras un centro con pierna derecha de Asensio que el '9' aprovechó para perforar la puerta vasca de cabeza.

El empate le dio un plus al Madrid, que fue cercando el arco armero a medida que la lluvia se iba adueñando del cielo de la capital. Sin nada del otro mundo, el equipo de Zidane se aupaba al entusiasmo de Odriozola y Reguilón por los costados y al acierto de Valverde en la medular, argumentos hasta ese momento insuficientes para completar la remontada. Para ello, y con un cuarto de hora de juego por delante, Zidane dio entrada a Lucas Vázquez y Kroos por Modric y un Bale pitado por la grada.

Finalmente, el Madrid halló el premio tras un saque de esquina botado en corto para Kroos, que puso un gran centro para que de nuevo Benzema, y también de cabeza, hiciese el segundo tanto blanco. Todo el acierto del '9' madridista pareció esfumarse tras el 2-1, ya que acabó perdonando en hasta tres ocasiones, una ante Dimitrovic, otra con el portero armero vencido y hasta una tercera con remate al poste, en tres fallos que impidieron el triplete del francés.