Análisis

Media plantilla en la cuerda floja y 45 días de agonía

Gareth Bale, durante el partido que midió al Real Madrid con el Valencia en Mestalla. /EP
Gareth Bale, durante el partido que midió al Real Madrid con el Valencia en Mestalla. / EP

Quince derrotas este curso refrendan la necesidad que tiene el Real Madrid de acometer una profunda limpieza en verano

Óscar Bellot
ÓSCAR BELLOTMadrid

La derrota en Mestalla vuelve a confrontar al Real Madrid con la dura realidad. Después de tres semanas y media en las que los más osados dentro del club se atrevieron a soñar con una impoluta recta final que permitiera cerrar el curso con cierto regusto de esperanza y quizás con el subcampeonato como pequeño consuelo, el Valencia diluyó el espejismo en que se instaló la entidad de Chamartín cuando volvió Zinedine Zidane, abocándola a mes y medio de agonía envuelta en permanentes rumores sobre altas y bajas, con un bloque desmotivado que no ha sido capaz de sobreponerse a su falta de colmillo ofensivo y su carencia de cuajo defensivo mientras ejes sobre los que pivotó su dominio europeo del último lustro quedaban en entredicho.

El cambio de rumbo, de producirse, tendrá que ser a vuelta de vacaciones, una vez aplicado el bisturí a una plantilla que clausuró con su eliminación ante el Ajax en octavos de la Champions un ciclo triunfal después de emitir ya la temporada anterior alarmantes síntomas de agotamiento. La conquista de la 'decimotercera' postergó la entrada en quirófano que ahora sí acometerá la directiva, con Zidane como cirujano para llevar a cabo un profundo lifting del que pocos integrantes del actual plantel están a salvo.

Apenas una decena tienen garantizado su futuro de blanco. El resto están en el alero, bien por la necesidad de hacer caja para acometer fichajes, por haber quedado retratados en una campaña miserable en la que el Real Madrid contabiliza nueve derrotas en Liga y quince entre todas las competiciones -su peor registro desde la temporada 93-94- o por las dudas que albergan ellos mismos sobre la conveniencia de un cambio de aires.

Más información

Salvo sorpresa, a resguardo del tormentoso verano que se avecina quedan Courtois, Carvajal, Odriozola, Sergio Ramos, Reguilón, Casemiro, Lucas Vázquez, Marco Asensio, Vinicius y Benzema. El francés es el único que ha elevado sus prestaciones respecto a la temporada anterior, con 24 goles a falta de ocho partidos, el doble ya de los que firmó el curso 2017-2018. Comprometido como nunca una vez liberado de la servidumbre a Cristiano Ronaldo, ha superado el reto de navegar sin el luso mientras naufragaba Bale, el primero en la rampa de salida. Su entrega, sumada al oficio del capitán y el atrevimiento del joven diamante salido de la cantera del Flamengo son de lo poco que se salva de la quema en una campaña para olvidar que obliga a realizar una limpieza en el vestuario, por mucho que Zidane considere una «falta de respeto» la expresión.

Terminal de salidas

Con Militao ya reclutado a cambio de 50 millones de euros, Hazard, Pogba o Rabiot llamando a la puerta para encabezar el nuevo proyecto de Zidane y la tesorería condicionada por la ambiciosa remodelación del templo madridista, habrá que recaudar para fichar. Si bien el centrocampista del PSG, con el que el Madrid tendría ya un acuerdo verbal según Canal + Francia, llegaría a coste cero al expirar su contrato con el club parisino, las incorporaciones del belga del Chelsea y el galo del Manchester United obligarían a una gran inversión. Bale es quien más cartel tiene ya que en la Premier están convencidos de poder recuperar a aquel extremo de prodigiosa zancada y letal disparo en el que Florentino Pérez vio al heredero de Cristiano. Isco camina también sobre el alambre pese a que Zidane le sacó del ostracismo al que le condenó Solari y sería otro activo en el mercado.

El panorama de Keylor Navas se vio comprometido desde que Zidane aclaró la víspera del duelo contra el Valencia que no habría debate sobre la portería la próxima campaña. Aunque el galo le blindó en su anterior etapa frenando la llegada de Kepa, la presencia de Courtois es estratégica para el club. «Siempre voy a tratar de convencer al míster de que puedo jugar, pero lo que él piense sólo lo sabe él. Si me dice 'váyase', qué le voy a hacer», dijo este miércoles el tico.

«Si Zidane me dice 'váyase', qué le voy a hacer»

«Si Zidane me dice 'váyase', qué le voy a hacer» Keylor Navas

El regreso de Zidane dio aire a Marcelo, que lleva meses escuchando los cantos de sirena de la Juventus. El técnico le ha defendido a capa y espada, pero su pésima temporada pone en duda su continuidad al igual que la de Kroos, cuya estrella ha declinado. Los hay como Varane que se ven tentados a probar fortuna lejos de Chamartín en busca de nuevas metas y un suculento incremento en sus emolumentos, como ya le ocurrió a Modric el anterior verano con la oferta del Inter, que podría volver a la carga por el croata.

«Estamos trabajando para el año que viene porque ya sabemos que el Real Madrid vuelve»

«Estamos trabajando para el año que viene porque ya sabemos que el Real Madrid vuelve» Casemiro

Vallejo saldrá en busca de minutos, lo mismo que podría ocurrir con Marcos Llorente o Ceballos, desdeñados por Zidane en su anterior etapa. Mariano no ha respondido a las expectativas que le trajeron de vuelta tras un año en el Olympique de Lyon y Brahim y Fede Valverde necesitan espacio para crecer. Hasta Nacho, que apuntaba a 'one club man', podría replantearse sus planes si le toca asumir la condición de cuarto central. «Estamos trabajando para el año que viene porque ya sabemos que el Real Madrid vuelve», dijo Casemiro en Mestalla. Los blancos ya han bajado la persiana y sólo tienen mente para el futuro.