El Museo de Etnología cierra tres salas y retira la muestra permanente por reforma

Imagen de la sala 'La ciutat viscuda', cerrada desde el pasado 10 de septiembre. / lp
Imagen de la sala 'La ciutat viscuda', cerrada desde el pasado 10 de septiembre. / lp

El centro de la Diputación reordenará el espacio y cambiará el discurso para modernizar las instalaciones

Noelia Camacho
NOELIA CAMACHOValencia

Visitar la exposición permanente del Museo de Etnología de Valencia no es posible. Así se hace constar al público cuando acude a comprar la entrada para acceder al centro expositivo. Allí se advierte de que las tres salas que conforman la muestra sobre la que se fundamentan los contenidos del museo -'La ciutat viscuda', 'Horta i marjal' y 'Secà i muntanya'- están clausuradas. Sólo se puede acceder a la exhibición temporal 'Beyond Hollywood. Identidades indígenas norteamericanas' y, ya a partir de hoy mismo, a 'Prietas las filas. Vida cotidiana y franquismo', que se inaugura en el centro.

Toda la exposición permanente del espacio, dependiente de la Diputación de Valencia, está inaccesible. Sus responsables van a llevar a cabo una reforma que renueve unas instalaciones que llevan años sin modificarse. Aunque la más importante es la que se va a desarrollar en la sala 'La ciutat viscuda'. Este enclave ha sido el último de los tres en echar el cerrojo. Desde el pasado día 10 de septiembre, lleva siendo desmontada por los técnicos del museo para prepararse para una renovación completa. Las otras dos, 'Horta i marjal' y 'Secà i muntanya', están desde junio sin recibir visitantes.

Según fuentes del Museo de Etnología consultadas ayer por LAS PROVINCIAS, la nueva reformulación se centra en cambiar el discurso expositivo de la muestra, es decir, reponer algunas piezas, mejorar el espacio y la cartelería e incluir otras obras para modernizar todo el contenido. Es más, según su propio director, Francesc Tamarit, «las salas de referencia del Museo de Etnología no se habían renovado desde hacía años. No se van a hacer obras, sino a cambiar el discurso y la museografía», aseguró a este diario.

El enclave de 'La ciutat viscuda' suma 16 años sin sufrir modificaciones

Por ello, tanto 'Horta i marjal' y 'Secà i muntanya', que llevan tres meses cerradas, ya casi están finalizadas. El proyecto para mejorar estos enclaves, que llevaban seis años sin ser modificados, ha tenido un coste de 70.000 euros. «Está siendo una reforma más 'light'. Queríamos que hubiera un mayor equilibrio entre el diseño del espacio y los contenidos», confiesa Tamarit.

Aunque el plan más radical se va a llevar a cabo en 'La ciutat viscuda'. En palabras del titular del museo, este enclave llevaba 16 años sin sufrir modificaciones significativas salvo algún cambio en las piezas que se exhiben. «En el museo trabajamos constantemente. Pero ahora necesitábamos una imagen más contemporánea, sobre todo, en una sala que habla de las ciudades. Se trata de confrontar en ella el pasado, el presente y el futuro. Hablar de los nuevos medios de transporte, de la sostenibilidad de las urbes, cambiar la museografía para adaptarla a los nuevos tiempos... En eso va a consistir el proyecto para el espacio», afirmó Tamarit.

Tanto es así que la Diputación se ha reservado 200.000 euros de presupuesto para rejuvenecer los contenidos de 'La ciutat viscuda'. El proyecto tiene previsto salir a licitación el próximo mes de octubre. Mientras se desarrolla todo el proceso administrativo, el enclave está clausurado. Así se recoge en la página web del Museo de Etnología, donde se informa al visitante de que las tres salas que componen la exposición permanente están cerradas hasta nueva orden. «La presentación de las nuevas salas se informará oportunamente», se puede leer en internet.

«Somos un centro que posee colecciones tradicionales, que estudia qué elementos, valores y objetos modifican el comportamiento de los seres humanos. Por ello, hablamos de ciudad, de marjal, de huerta, montaña y secano. Somos un museo del pasado y del presente», afirma el director.

Las tres propuestas que conforman la exposición permanente son descritas por la institución de la siguiente manera: «la sociedad tradicional valenciana nos ha legado una rica cultura que permite conocer cómo se ha vivido en nuestras tierras. Fotografías, testimonios y objetos que reflejan nuestra forma de vivir y de entender el mundo a la vez que documentan técnicas, prácticas y representaciones ideológicas.

En la Diputación de Valencia ya saben lo que supone que uno de sus centros culturales tenga su sala permanente clausurada. 'La aventura del pensamiento', sobre la que se basa el MuVIM, se abría y se cerraba debido a los fallos técnicos que derivaron de su reforma. Se reabrió definitivamente en diciembre de 2016 y desde entonces, salvo en agosto, la muestra ha funcionado.

Más sobre museos valencianos

 

Fotos

Vídeos