El San Pío V, también en obras

Andamio colocado en la cúpula del Museo de Bellas Artes. /JESÚS MONTAÑANA
Andamio colocado en la cúpula del Museo de Bellas Artes. / JESÚS MONTAÑANA

El museo coloca un andamio para reparar la cúpula por filtraciones de agua

Laura Garcés
LAURA GARCÉSValencia

Las lluvias de las últimas semanas han pasado factura al Museo de Bellas Artes de Valencia, otro espacio cultural de la ciudad donde ha sido necesario instalar andamios. Ya son varios los edificios culturales que comparten esta circunstancia. De hecho, la pinacoteca se suma a la lista de edificios en obras o cerrados, como el Palau de la Música, el MuVIM, el teatro Principal o las Atarazanas.

El San Pío comunicó ayer que se habían iniciado las obras de mantenimiento en la cúpula del vestíbulo principal para subsanar la aparición de filtraciones de agua de lluvia y que los trabajos necesitarán un mes. Desde Cultura destacaron que todos los años se lleva a cabo una intervención dirigida a mantener en buen estado la edificación, pero también apuntaron que «las últimas lluvias» habían ocasionado filtraciones.

La intervención en el Bellas Artes se centra en la emblemática cúpula del museo, un elemento del edificio que ahora va a precisar que se estudie el estado de la estanqueidad de la cúpula. La Conselleria de Cultura aseguró que las obras no alterarán la actividad habitual del museo, pese a que se ha colocado un andamio tubular para poder llegar hasta el lugar donde se ha detectado el origen de las filtraciones.

La situación en la que se encuentra la cúpula como consecuencia de las filtraciones obligará a tener que revisar el estado de las juntas y las tejas de la cúpula. También será necesaria alguna actuación en la linterna que se encuentra en el centro de la cúpula y que da luz al vestíbulo del museo. Con posterioridad será necesario acometer trabajos de sellado e impermeabilización.

Restauración de los años 90

La cúpula del Museo de Bellas Artes, es una estructura cubierta de teja azul rematada con linterna. La actual cubierta del museo recrea la original de la iglesia del Colegio Seminario de San Pío V, que fue el fin para el que se construyó la actual sede de la pinacoteca entre los años 1728 y 1744, y que fue derribada en 1925 ante la amenaza de ruina. En otra intervención sobre este elemento de la construcción se procedió a la remodelación entre los años 1992 y 1994 dándole el aspecto que tiene en la actualidad.

El Museo de Bellas Artes, además, se encuentra a la espera de otra intervención. Está pendiente la obra para la remodelación del sistema de climatización de las instalaciones. La actuación se acometerá en dos fases y comportará la adquisición de seis nuevos equipos que suministren agua fría y caliente simultáneamente en base a las necesidades que surjan.

Cultura adjudicó en agosto por 530.000 euros a la empresa Anferval esta actuación que durará 84 días. Hasta ahora no se ha anunciado el inicio de los trabajos.

Al mismo tiempo que el San Pío coloca los andamios, el MuVIM está cerrado por reformas. Este mes ha iniciado una intervención de al menos cuatros cuatro meses para mejorar el sistema de climatización. La Atarazanas están cerradas hasta el mes que viene. También el teatro Principal está cubierto de andamios para llevar a cabo una intervención que corrija los problemas en la fachada.

En todos estos enclaves de la ciudad hay obras, otros, como es el caso de Palau de la Música, están a la espera de que estas lleguen. Mientras, el auditorio municipal se encuentra cerrado por tiempo indefinido desde finales de junio.

Un informe de Bomberos desencadenó la decisión tras desprenderse el techo de la sala Rodrigo. Antes, en noviembre del año pasado, ya se desplomó la cubierta en la sala Iturbi. Además, el trencadís de la fachada ya se había caído en abril de 2017.

El cierre de la instalación ha desencadenado el cambio de la programación obligando a recolocar el 73% de la programación en otros espacios de la capital del Turia como Les Arts, el teatro Principal, la Rambleta, el TEM y el Palacio de Congresos.