Teo, operado con éxito en Granada

Teo, operado con éxito en Granada

El joven valenciano con obesidad mórbida ha sido sometido a un bypass gástrico

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

«Después del esfuerzo que han hecho por mí, voy a aprovechar al máximo la oportunidad, porque si fallo sería manchar mi nombre». Teo Rodríguez, el joven de Turís con obesidad mórbida, está pletórico. El pasado viernes, el doctor Carlos Ballesta le sometió a un bypass gástrico -una intervención mínimamente invasiva que reduce el estómago y parte de la absorción intestinal- en el Hospital HLA Inmaculada de Granada, centro privado donde permanecerá ingresado hasta finales de semana. En la misma operación, que se prolongó durante tres horas, también le extirparon la vesícula biliar. Sin embargo, y pese al incómodo postoperatorio -«estoy a base de sorbitos de manzanilla y batidos con una pajita», señaló- Teo se muestra radiante. De los 385 kilos que llegó a pesar, ha logrado alcanzar ya los 249 y espera que, en el próximo año, perder entre 130 y 150. «No tengo hambre, se te va el apetito, es una pasada», aseguró ayer.

Teo se mostró enormemente agradecido tanto al doctor como al centro hospitalario por el trato recibido -desde el hospital indicaron ayer que lo han hecho de forma desinteresada- y subrayó el apoyo familiar con el que cuenta -sus padres, su hermana, su novia y su tía le han acompañado hasta Granada-. «Estoy muy a gusto, pero deseando irme a casa», confesó.

Ahora a Teo le espera un futuro totalmente distinto, sobre todo si logra seguir rebajando peso. «Mi idea es meterme en el mundo de la música. Tenemos una canción compuesta y nos falta meterla en un estudio. Lo dejé apartado por la operación», explicó. Comprarse una bicicleta y un patinete eléctrico, y poder utilizarlos, es otro de los sueños que este joven espera que se hagan realidad en un futuro no demasiado lejano. «Sé lo que es estar en una cama postrado y no quiero pasar por eso».

Camión de mudanzas

El pasado verano su caso alcanzó notoriedad pública después de que su familia denunciara que uno de los traslados desde el Hospital de Manises (Valencia) a su domicilio se había hecho en un camión de mudanzas.

A la comparecencia informativa que dio a finales de enero con Ballesta, en el inicio de la valoración en La Inmaculada, llegó por su propio pie, si bien las primeras pruebas preparatorias dieron cuenta de su insuficiencia respiratoria.

Tras muchas «soluciones pero siempre con fracasos», que explicó que le habían ido dando a lo largo de su vida, se mostró confiado en poder hacer, después de esta intervención, una vida normal y hacer deporte o ir al cine.

Más información