Teo asegura que se operará tras recibir un donativo de cinco mil euros

Teo, el joven con obesidad mórbida, ayer en casa de su hermana. / lp

El joven de Turís con obesidad mórbida tendrá que recortar un día el ingreso hospitalario para poder hacer frente a su estancia en Granada

D. GUINDO VALENCIA.

«Esto es más bonito que un premio de la lotería porque a mí me va a dar la vida y la juventud». Teo Rodríguez, el joven de Turís con obesidad mórbida que estuvo varios meses ingresado en el hospital de Manises, empieza a ver la luz. Después de que la Conselleria de Sanidad declinara financiar su estancia en un centro hospitalario privado de Granada, donde le ofrecieron someterse gratuitamente a una operación para corregir su problema, ha recibido la mejor de las noticias. Asegura que cuenta ya con una donación de 5.000 euros que le permitirá, al fin, pasar por el quirófano para atajar su excesivo peso.

El caso de Teo salió a la luz después de que fuese trasladado a su domicilio familiar en un camión de mudanzas después de recibir el alta en el citado hospital, algo que tanto él como su familia consideraron un agravio. Días más tarde tuvo que volver al centro sanitario por un nuevo problema de salud y, debido a que su familia no podía atenderle en las condiciones que requería, se acordó un ingreso social en el hospital que se alargó durante unos cuatro meses. Gracias a la atención médica que recibió, Teo consiguió reducir su peso en unos cien kilos -llegó a pesar 385-, por lo que el pasado mes de diciembre fue dado de alta -ya comenzaba a caminar ayudado de un andador- y regresó al domicilio familiar. Durante su estancia, según explicó él mismo, el doctor Carlos Ballesta se ofreció a operarle gratuitamente en el hospital Inmaculada de Granada, pero esta intervención requería que Teo y su familia asumieran el coste del ingreso hospitalario, cercano a los 6.000 euros. La operación consistiría en llevarle a cabo un bypass gástrico, cuyo objetivo es que se sacie antes y absorba menos grasa, lo que contribuiría a que siga bajando peso, puesto que se ha estancado en algo más de 250 kilos.

Las esperanzas de este joven pasaban por que la Generalitat asumiera los gastos de la estancia, puesto que para poder pasar por quirófano en la Comunitat debía esperar aproximadamente un año, como él mismo apuntaba, algo que truncaba su deseo de recuperarse lo más pronto posible. Aquejado, incluso, de problemas en la vesícula -tendrán que extirpársela- y en el corazón, Teo considera que no puede esperar tanto tiempo para comenzar con su recuperación definitiva, por lo que solicitó a la conselleria que se hiciera cargo del coste de los días que debía permanecer en el hospital tras la operación.

«Esto es más bonito que un premio de la lotería porque me va a dar la vida y la juventud»

Sin embargo, un jarro de agua fría frustró sus aspiraciones. Desde el departamento que dirige Ana Barceló trasladaron al joven que hasta tres hospitales valencianos distintos desaconsejaban la intervención atendiendo a motivos clínicos y asistenciales, lo que obligó a posponer la operación, fijada para finales de febrero, y a que Teo iniciara una recogida de donativos para poder financiar su intervención. Y de pronto vio la luz. «Cuando estaba ingresado en Manises, mi hermana abrió una página en Facebook para contar mi caso. Un chico se ofreció a pagar la intervención, pero ascendía a una cifra muy elevada. Luego tuve el ofrecimiento del doctor Ballesta y la negativa de Sanidad a financiar la estancia, por lo que la madrugada del 7 de marzo hice un directo en el que contaba la situación y, al verme tan mal, este chico contactó de nuevo conmigo y me dijo que, en media hora, estaba en mi casa. Llegó sobre las dos y me dio 5.000 euros, pero no quiere decir su nombre ni ser un héroe, sólo ayudarme. Me hinché a llorar», relata el joven visiblemente emocionado.

Al contar ya con casi todo el dinero necesario, según el joven, la operación se ha fijado para principios de abril, «aunque hemos acordado que, en lugar de estar seis días ingresado, estaré cinco, porque me faltan 700 euros». Teo se ha trasladado a casa de su hermana en el Perellonet hasta que llegue el momento de volver a Granada a pasar por el quirófano.