Compromís inicia la campaña con su primer ataque a Puig en Les Corts

Oltra, Puig y Morera, esta mañana antes de comenzar la sesión de control. /EFE
Oltra, Puig y Morera, esta mañana antes de comenzar la sesión de control. / EFE

Los nacionalistas arremeten contra el presidente y el PSPV a cuatro meses de las elecciones autonómicas a causa de la inversión para la Comunitat de los Presupuestos del Gobierno

- Burguera
- BURGUERAValencia

Pasó ayer en Les Corts. Pudo ocurrir a finales de noviembre y, de hecho, faltó poco, pero finalmente fue ayer cuando en la sesión de control al presidente de la Generalitat, Ximo Puig, Compromís rompió las hostilidades electorales. El motivo fue el tono conciliador y un punto condescendiente que el jefe del Consell emplea para contestar a los nacionalistas cuando la coalición reclama a los socialistas valencianos que se planten frente a sus compañeros del PSOE en materia de reivindicaciones económicas para la Comunitat. El síndic de Compromís, Fran Ferri, utilizó su pregunta a Puig en la sesión de control para exponer un argumentario muy crítico respecto al proyecto de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2019, que el Gobierno central presidido por el socialista Pedro Sánchez presentó esta semana en el Congreso. Ferrí afiló un poco más su intervención que en ocasiones anteriores, si bien ya desde hace unos meses que el portavoz nacionalista incrementa paulatinamente el acento crítico hacia la gestión de Puig en lo que respecto a las reivindicaciones de la Comunitat frente al Estado.

Ferri fue un poco más lejos ayer al señalar que le sorprende que «algunos» se extrañen de las críticas de Compromís a los presupuestos diseñados por el Gobierno de Sánchez. El síndic de Compromís consideró que esa perplejidad obedece a que el bipartidismo lleva 40 años jugando a criticar o callar frente al Estado en virtud de si son sus compañeros del PP o del PSOE los que ocupan la Moncloa. Puig le replicó que la «cabotà» ya está «superada» en el caso del PSPV, y respondió que sí, que todo es mejorable pero que estos PGE son los mejores de los últimos años. Y hasta le hizo un ligero reproche por el tono empleado ante sus gestiones con Sánchez: «Hacer provincialismo creo sinceramente que no es lo que beneficia a la Comunitat».

Más noticias

A finales de noviembre, Ferri recibió una respuesta similar de Puig, lo que provocó un amago de repregunta que finalmente no cuajó. Entonces en Compromís se filtró su «malestar» por las «vaguedades» del presidente a la hora de responder a Ferri en Les Corts. Ayer, sin embargo, y ya a solo cuatro meses de las elecciones autonómicas, los nacionalistas decidieron dar el pistoletazo de salida a la campaña y marcar distancias con sus socios de tal manera que desde Compromís se ofreció un buen catálogo de gestos propios de la oposición.

Fue la portavoz adjunta de la coalición, Mireia Mollà, la que se encargó de inaugurar esta nueva etapa de relaciones con el presidente socialista. Mollà repreguntó a Puig y le interrogó si le parecía «digno» el bajo nivel de inversión en infraestructuras para Alicante que se establecen en los PGE de los socialistas. Se trata de la primera ocasión en esta legislatura que la coalición utiliza el turno de repregunta a Puig en las sesiones de control en Les Corts. La actitud de los nacionalistas fue acogida con pesar en las filas socialistas.

«Ahora nos damos cuenta de qué implica que Compromis sí tenga pregunta de control. Qué poca capacidad de anticipar acontecimientos cuando tenemos la pregunta escrita en el orden del día», lamentó posteriormente un parlamentario del PSPV, grupo que renunció al inicio de la legislatura a intervenir en las sesiones de control a Puig. Quizá ahora rectifiquen, a la vista del giro de los acontecimientos políticos y la proximidad de las elecciones.

Fue el propio jefe del Consell quien contestó a Mollà, un punto nervioso, tal y como se pudo ver en sus gestos posteriores, manejando carpetas y documentos de su gabinete. Puig subrayó que tanto él como el Ejecutivo valenciano mantienen el mismo tono reivindicativo con Sánchez ahora que antes con Rajoy. Desde Compromís se resaltó ayer que, de tres reivindicaciones reiteradas durante toda la legislatura (cambio del modelo de financiación, pago de la deuda histórica y equiparación de las inversiones en los PGE al peso poblacional de la Comunitat), dos de ellas han sido descartadas y las inversiones se han mejorado (para este año el Gobierno central prevé un gasto territorial para los valencianos del 9,8% del total) no alcanzan el 10%, el porcentaje de la población española que vive en la Comunitat. En el grupo socialista, las caras eran largas durante el debate. Posteriormente, el síndic del PSPV, Manolo Mata, publicó en las redes sociales una hora después de la sesión de control un mensaje críptico para quien no hubiese visto la película matinal: Insisto: 'primum non nocere'. Lo primero es no hacer daño. Se trata de una máxima médica que se ha extendido al ámbito político y que se utiliza para advertir que el remedio (las quejas por la falta de financiación y el maltrato a la Comunitat desde el Gobierno central) puede ser tan malo como la enfermedad (la infrafinanciación valenciana). Sin embargo, llegan elecciones. Para el recuento de votos apenas quedan, hoy, 128 días, y quizá ha llegado el tiempo de que los socios del Botánico comiencen a hacerse daño.

.

Ximo Puig durante su intervención en la sesión de control en Les Corts.
Ximo Puig durante su intervención en la sesión de control en Les Corts. / EFE

 

Fotos

Vídeos