Nace una nueva asociación de afectados por ictus

Integrantes de la junta directiva de Avidace. / lp
Integrantes de la junta directiva de Avidace. / lp

Javier Ferrer, un afectado, preside Avidace, organización que cuenta con el apoyo de reconocidos neurólogos valencianos La entidad busca orientar a las familias tras la fase sanitaria

D. G.

valencia. «Con la ilusión de unos afectados y el apoyo de profesionales de la materia nace Avidace, la Asociación Valenciana de Afectados de Ictus y Daño Cerebral». Así explican desde esta nueva entidad la puesta en marcha de una organización con la que «pretendemos trasladar nuestra experiencia a quien lo pueda necesitar, pues somos conscientes de que toda ayuda que se le ofrezca tanto a los afectados por un ictus o por un daño cerebral adquirido, como a sus familiares, es poca», agregan.

Avidace nace de los afectados, pero con el impulso de los profesionales. Tanto el presidente, Javier Ferrer, como el vicepresidente, Carlos Genís, el tesorero, Bernabé Rodríguez y el secretario, Francisco Miró, han sufrido el impacto que supone un ictus. Pero además cuenta con el apoyo de reconocidos especialistas como el neuro-psicólogo José Mazón y el neurólogo José Miguel Pons, vocales de la asociación junto con Godofredo Valero, otro afectado. El equipo lo completa también el informático Benito Giménez para las tareas técnicas.

Esta asociación se constituyó a finales de noviembre y ha empezado ya a dar sus primeros pasos a través de las redes sociales. Nace, precisamente, de uno de los grupos de pacientes de estos profesionales, afectados que «están muy perdidos después de pasar por la fase sanitaria», explica Genís, quien agrega que la asociación busca, especialmente, orientar a las personas que han sufrido un ictus y a sus familias a dónde dirigirse para continuar con sus tratamientos y, de esta forma, tratar de paliar las secuelas que suele generar esta patología. Después de intentar integrarse sin éxito con otra asociación similar existente en la Comunitat, este grupo de afectados optó por constituir Avidace y, en estos momentos, tratan de dar visibilidad a esta problemática.

«Reinventémonos, después de un episodio así, hay vida. Disfrutémosla», resumen desde la recién nacida asociación.