Fomento aprueba ampliar la carretera de acceso al aeropuerto de Manises

Fomento aprueba ampliar la carretera de acceso al aeropuerto de Manises

El proyecto, con una inversión de 95 millones, aún no tiene fecha de licitación y los Presupuestos sólo asignan 100.000 euros

I. DOMINGOValencia

Uno de los puntos negros viarios (por los accidentes registrados y por los colapsos diarios de tráfico) empieza a despejar su futuro. Se trata de la N-220 -conocida como la carretera de acceso al aeropuerto de Manises-, cuyo proyecto de duplicación aprobó este jueves el Ministerio de Fomento, coincidiendo con la recta final de la campaña electoral.

Así, el departamento de José Luis Ábalos hizo el anuncio de un proyecto que supondrá una inversión de 94,6 millones y que afectará a los enlaces del aeropuerto y de la V-30. Sin embargo, las obras aún no han sido licitadas y el proyecto de Presupuestos del Estado de 2019 (que no se aprobaron) únicamente contemplaban una partida de 100.000 euros para la actuación.

Este proyecto es uno de los que siempre figura en la reivindicaciones de los empresarios valencianos y de las distintas administraciones. De hecho, está en la Agenda Valenciana de Infraestructuras que la Conselleria de Obras Públicas entregó a los ministros Íñigo de la Serna (que anunció su licitación para 2018) y José Luis Ábalos, quien hace dos semanas se comprometió a sacar el concurso de obras a finales de este año, por lo que las obras no comenzarían hasta mediados de 2020.

La actuación consistirá en duplicar la calzada de la N-220 en el tramo comprendido entre el enlace del aeropuerto y el de la autovía V-30, así como la construcción de terceros carriles en la V-30, en el entorno del enlace con la N-220, dos en dirección Valencia y un tercero en la calzada derecha, en sentido A-7, según la información facilitada por el ministerio.

También se han proyectado dos accesos peatonales que comunican la zona industrial y el caso urbano de Manises con el aeropuerto. Y se mejorará la accesibilidad al polígono de Fuente del Jarro mediante un nuevo acceso a la Fase 2 y la construcción de vías colectoras en la N-220 para mejorar la capacidad del acceso a la Fase 1.