Cinco municipios sufren cada uno más de medio centenar de incendios en una década

Incendio en el término de Rafelguaraf, el pasado mes de julio. /LP / GVA 112
Incendio en el término de Rafelguaraf, el pasado mes de julio. / LP / GVA 112

El fuego en la Comunitat se cobró cinco víctimas mortales y obligó a evacuar a 33.000 personas entre 2006 y 2015

JUAN SANCHISVALENCIA.

Los incendios forestales dejan un balance desolador en la Comunitat Valenciana. Durante la década comprendida entre 2006 y 2015 se contabilizaron 4.031 siniestros en tierras valencianas que quemaron cerca de 110.000 hectáreas. Son datos recogido en el informe 'Los incendios forestales en España. Decenio 2006-2015' elaborado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación.

Algunos municipios se han llevado la palma. Sólo en el término de Requena se han contabilizado en el periodo 93 incendios forestales (con una media de más de nueve al año). No es la única localidad donde la proliferación de estos siniestros se acerca al centenar. Alzira registró 90, seguida de Elche (63), Vilamarxant (61) y Guardamar del Segura (48).

El informe del Ministerio de Agricultura destaca, por otro lado, que hay una serie de comunidades (Galicia, Castilla y León y Asturias) en las que cada año se registran más de mil incendios, mientras que en el resto la cifra se mantiene por debajo de esta cifra.

Cortes de Pallás es el municipio español con más hectáreas quemadas en el decenio La Comunitat destaca por el elevado número de siniestros que se producen en marzo

Pero la población valenciana y española que más ha sufrido las consecuencias del fuego, según los datos del Ministerio de Agricultura, ha sido Cortes de Pallás que ha visto como desaparecían pasto de las llamas casi 29.000 hectáreas en junio de 2012, en el incendio más devastador en la Comunitat desde los que se registraron en 1994. Además, es el más extenso registrado en el decenio en España.

La Comunitat es la tercera autonomía española con más superficie quemada. En el periodo ardieron 97.316 hectáreas de superficie forestal y otras 11.546 de terreno no forestal. Por delante se encuentran Galicia (con casi 2310.000 hectáreas arrasadas) y Castilla y León (200.000). Cierran la enumeración La Rioja (1.800), País Vasco (4.800) y Baleares (7.000). En el decenio en España se quemaron un total de 1.114.000 hectáreas, tanto de superficie forestal como no forestal, en términos globales.

Los incendios forestales pueden tener, además, graves consecuencias para la población. Estos siniestros han provocado que se haya tenido que evacuar a 33.502 personas en la Comunitat Valenciana para evitar males mayores.

Además, durante las labores de extinción fallecieron cuatro miembros de los cuerpos de emergencia. Dos de ellos murieron mientras trabajaban en el incendio de La Pobla de Benifassà en 2010 tras estrellarse el avión Air Tractor con el que estaban colaborando.

Otras dos personas pertenecientes a los servicios de extinción fallecieron y cuatro más resultaron heridas mientras trabajaban en el incendio de La Torre de les Maçanes en agosto de 2012. Uno de los que perdieron la vida era un agente medioambiental y el otro un brigadista. Las víctimas quedaron atrapadas en una deflagración térmica (explosión de una bolsa de aire caliente). La explosión hace que arda todo el terreno colindante en un área de 20 metros.

El informe también analiza cual es el periodo del año en el que son más frecuentes que se produzcan incendios forestales. Esta distribución se debe a diversos factores como las condiciones climatológicas.

A nivel nacional mes de agosto se configura como el más complicado para los incendios forestales con otros picos en marzo, julio y septiembre.

Durante el decenio el mayor número de siniestros en la Comunitat se produjo en un arco temporal comprendido entre marzo y septiembre. Según el informe, la autonomía destaca por los incendios que se producen en primavera, un comportamiento que el estudio relaciona con el uso del fuego en actividades agrícolas. En cualquier caso, el mes con mayor afección fue junio de 2012 cuando se contabilizaron más de 51.000 hectáreas quemadas.

Causas

El estudio también se detiene en las causas de los incendios forestales intencionados. El motivo principal y que ha provocado la quema de pastos 447.000 hectáreas, casi el 40% de las que ardieron en el decenio.

Las quemas agrícolas ilegales y abandonadas fueron responsables de que ardieran 240.000 hectáreas, mientras que los pirómanos incendiaron 95.000 hectáreas en el territorio español durante el periodo estudiado.

Según estos datos, los cazadores provocaron cerca de un millar de incendios que quemaron 27.000 hectáreas con el objetivo de facilitar la caza. Algunos pirómanos buscaron un efecto más directo. Una docena de siniestros fueron causados por personas que buscaban obtener un salario extinguiendo el fuego.

También se han contabilizado una docena que fueron provocados por individuos para contemplar las labores de extinción, mientras que los causados por pirómanos apenas alcanzan el millar durante los diez años estudiados.

Más