El aluvión de menores no acompañados obliga al Consell a ampliar las plazas en los centros

Menores llegados en una patera./EFE
Menores llegados en una patera. / EFE

La Comunitat acogió el año pasado a cerca de un millar de adolescentes, principalmente del norte de África, cuatro veces más que en 2017

Daniel Guindo
DANIEL GUINDOValencia

El pleno del Consell ha aprobado hoy la tramitación para la contratación del servicio de atención inmediata y primera acogida de los chicos extranjeros no acompañados (conocidos como Menas) atendidos en la Comunitat, por un importe de adjudicación global que se eleva a 4,86 millones de euros.

Este incremento de plazas viene motivado por las necesidades generadas ante la creciente llegada de adolescentes no acompañados en situación de desamparo a la Comunitat, que es la quinta autonomía que más recibe en el conjunto de España.

De hecho, el pasado ejercicio la Comunitat acogió a cerca de un millar de estos menores (entre enero y octubre, a 777 según el último dato disponible), lo que multiplica por cuatro los 224 menas que llegaron en 2017. La tendencia en estos últimos cuatro años ha sido al alza, puesto que en 2015 llegaron 116 y un año siguiente 182. Sin embargo, durante el último ejercicio se ha registrado un auténtico aluvión.

El objetivo de la Conselleria de Igualdad, según acaban de informar fuentes autonómicas, es impulsar un modelo de atención inclusiva y comunitaria, donde la persona menor de edad sea lo importante, mediante una respuesta individual a los daños emocionales que genera el desamparo, a través de la mejora de los recursos humanos, y de las infraestructuras.

Así, las nuevas plazas se han creado teniendo en cuenta el nuevo modelo de acogimiento que se ha puesto en marcha esta legislatura, «pasando de la tipología de centros a la tipología de programas, lo que ha supuesto un cambio de paradigma, ya que ahora el niño o el adolescente no tiene que adaptarse al centro, sino que es este el que se adapta a las necesidades de los menores«, han explicado.

El nuevo modelo contempla un refuerzo de en los equipos de atención de los centros, lo que permite dar una atención más especializada e individualizada. Además se han introducido nuevos perfiles profesionales como las personas mediadoras interculturales o las técnicas o técnicos de igualdad de género, para atender la diversidad en todos los centros.

Ahora todos los centros de recepción de la Comunitat, que es la puerta de entrada al sistema de tutela de la Generalitat, cuentan con mediadores interculturales para garantizar que en esa primera toma de contacto las personas menores migrantes tengan las máximas garantías.

El modelo impulsado desde la Dirección General de Infancia y Adolescencia para la correcta inclusión de estos chicos se ha completado con la puesta en marcha de los programas de proyecto migratorio en diferentes centros y pisos, por los que pasan aquellos que requieren un trabajo más específico e intenso desde el punto de vista del lenguaje y la cultura.

El paso por estos pisos, donde el programa de proyecto migratorio es más potente, es temporal y, una vez tienen un conocimiento aceptable del idioma y de la cultura, pasan al sistema general de acogimiento, donde se le asigna el recurso más adecuado para sus circunstancias, y donde conviven con chicos y chicas de todas las nacionalidades con total normalidad.