El temporal de viento y lluvia causa destrozos en playas, corta carreteras y desborda cauces

Una casa abandonada situada junto a un complejo de ocio en Torrevieja se desplomó el sábado por la noche sin causar daños personales, pero sí materiales./
Una casa abandonada situada junto a un complejo de ocio en Torrevieja se desplomó el sábado por la noche sin causar daños personales, pero sí materiales.

Las incidencias más graves se registraron en la Marina Alta y l'Alcoiá, donde hubo caídas de árboles y muros, daños en los paseos marítimos y precipitaciones por encima de los 100 l/m

PEDRO LÓPEZ

El temporal de viento y lluvia siguió barriendo ayer la provincia de Alicante, dejando tras de sí un rastro de destrucción especialmente en las zonas del litoral. Las rachas de viento, que superaron los 100 kilómetros por hora en momentos puntuales, sobre todo en la comarca de la Marina Alta, y las fuertes precipitaciones, muy intensas durante el viernes y el sábado en municipios del interior, han provocado numerosas incidencias, como cortes de carreteras por desprendimiento de tierra y caída de árboles, así como daños en paseos marítimos.

litros por metro cuadrado se han recogido en el observatorio de Benimantell/Guadalest durante el actual episodio de lluvias.

kilómetros por hora llegó a alcanzar el viendo en Jávea, donde el temporal ha causado graves destrozos en el litoral.

litros se recogieron en Callosa d'Ensarriá, donde el Algar se desbordó.

llamadas ha recibido el 112 desde el pasado jueves cuando empezaron las incidencias por el temporal.

Aunque la normalidad ha vuelto prácticamente a toda la red viaria de la provincia, con la excepción de algunos tramos de carreteras comarcales de l'Alcoiá y El Comptat, las fuertes lluvias de las últimas horas han provocado nuevos problemas, como en Alcoy, donde el acceso a la ciudad desde Alicante quedó cortada por la mañana por un desprendimiento de tierra. También en la capital de l'Alcoiá se produjeron numerosas caídas de árboles en parques y jardines, así como el desplome de un muro que causa daños importantes en un vehículo y afectó a otros estacionados en las imnediacioes. En Ibi también cayeron varios árboles y el Ayuntamiento optó por cortar algunas calles e impedir el acceso al cementerio por el riesgo para los viandantes.

En Moraira, la caída de un muro dejó un coche a punto de caer desde una altura de 4 metros en la calle Beniarrés, aunque una grúa pudo finalmente retirarlo antes de que se precipitara. En Callosa d'Ensarriá también cayeron varios árboles degrandes dimensiones en los accesos al municipio que fueron retirados por efectivos del Consorcio Provincial de Bomberos.

En Planes, parte de la muralla del castillo, una fortificación del siglo XII catalogada como Bien Nacional de Interés Patrimonial, se derrumbó, probablemente como consecuencia del temporal que afecta a la Comunitat Valenciana. La Diputación ofreció ayer mismo ayuda al Ayuntamiento de la localidad para recuperar la parte de la muralla derrumbada. Los servicios de emergencia trabajaron ayer para asegurar la zona y el alcalde de la localidad, Javier Sendra, junto a técnicos municipales, está realizando un informe para valorar los daños.

«Nuestra prioridad es garantizar la seguridad de los vecinos y visitantes del municipio», dijo Sendra, quien añadió que «hasta que no remita el temporal por completo no podremos calcular los daños producidos en la fortaleza». No obstante, el primer edil dijoque se trabajará a la mayor celeridad posible para remitir un primer informe a las administraciones competentes.

En Jávea, el Ayuntamiento reunió por la mañana el Centro de Coordinación de Emergencias para valorar la situación, tanto por la crecida del río Gorgos, que el sábado estuvo a punto de desbordarse y obligó a cerrar varias calles y caminos del término municipal, como por los daños causados por el temporal marítimo y por el viento.

El río Algar también registró una crecida importante en la zona de las fuentes, en Callosa d'En Sarrià. En esta localidad se han recogido entre el sábado y el domingo 254,8 litros por metro cuadrado, mientras que en Benimantell se han recogido 252 litros y en Altea 212,2.

Sin embargo, los datos másm impresionantes sobre las precipitaciones en la provincia se registran, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), en Solamente ayer se registró en el embalse de Guadalest, donde el sábado se recogieron 180 l/m2 en el día más lluvioso fuera de los meses de septiembre u octubre. El observatorio meteorológico de Aemet en Benimantell-Embalse de Guadalest ha recogido durante todo el episodio de temporal una cifra récord: 401.2 litros por metro cuadrado. En el río Girona, la presa d'Isbert, en el término de Vall de Laguar, tuvo que desembalsar agua ayer tras recoger más de 300 litros por metro cuadrado.

Buena parte de los incidentes del fin de semana fueron provocados por el fortísimo viento, que en el caso de Jávea alcanzó los 103 kilómetros por hora. También fueron fuertes las rachas en Benidorm (74 km/h) o en Alcoi (68 km/h).

Además de los problemas causados por el viento y la lluvia, el temporal marítimo también ha afectado a todas las localidades de la costa, especialmente a las situadas en la Marina Alta. En Jávea las olas superaron el paseo marítimo, provocando daños en el mobiliario urbano y afectando a varios locales de ocio.

También en Dénia y Altea, donde el Ayuntamiento alteano ha suspendido hoy las clases, el oleaje provocó daños en los paseos costeros y en Alicante el acceso a Urbanova, donde el mar también alcanzó el paseo marítimo, quedó cortado por la cantidad de agua acumulada. En la fachada litoral de la provincia el oleaje ha llegado a superar con creces los cinco metros, una cota que no se recordaba desde hace veinte años. En Guardamar, las olas han dañado el puesto de Cruz Roja de la playa Centro.

La caótica situación que vive la Comunitat Valenciana como consecuencia de la ola de frío y nieve y el temporal de viento y lluvia ha disparado el número de llamadas que ha recibido desde el jueves hasta ayer el teléfono de emergencias 112: un total de 4.748, además de haber gestionado 2.568 incidentes relacionados con las inclemencias meteorológicas, según ha indicado el propio servicio de Emergencias de la Generalitat

A pesar de la inclemencias meteorológicas, especialmente por el viento, miles de alicantinos aprovecharon la jornada del domingo para acercarse a las zonas de la provincia donde aún se mantiene la nieve caída entre el martes por la noche y el jueves. El puerto de la Carrasqueta registró retenciones kilométricas y los accesos a Ibi desde San Vicente el tráfico también fue muy intenso, con colas que llegaron incluso a la Universidad de Alicante.