Las pasarelas de la avenida del Cid ya son historia

Un policía observa como los operarios cargan, anoche, una de las pasarelas con la ayuda de una enorme grúa. / jesús signes
Un policía observa como los operarios cargan, anoche, una de las pasarelas con la ayuda de una enorme grúa. / jesús signes

El Consistorio desmantela en una noche los tres últimos puentes que permiten salvar una vía con mucho tráfico

ÁLEX SERRANOVALENCIA.

El Ayuntamiento de Valencia eliminó anoche las tres pasarelas que quedaban por desmontar en la avenida del Cid. Se trataba de las situadas a la altura de las calles Josep Maestre, Casa de la Misericordia y avenida Marconi. Los trabajos comenzaron en torno a las 22.30 horas y la previsión era que se eliminaran las tres en una sola noche, habida cuenta de la velocidad a la que fueron los trabajos de desmontaje de las dos primeras.

El operativo incluyó dos grandes grúas que desmantelaron los puentes cuando terminaron los trabajos previos de adecuación. En ese momento, se cortó completamente el tráfico en la avenida. La Policía Local no informó de los desvíos que se podrían tomar para entrar a la ciudad o salir de la misma por la avenida del Cid, aunque el Cuerpo municipal estuvo presente en la vía desde las 21.30 horas haciendo labores de información y alertando del cierre inminente de la avenida.

El Consistorio defiende que estas obras «permitirán una mejor conexión entre los barrios de Nou Moles, Tres Forques, Soternes, la Fuensanta y la Luz». Además, se mejora «la accesibilidad y toda la avenida del Cid podrá atravesarse ya con pasos a nivel». Los vecinos han protestado por esta medida que, incluso, cuenta con un informe interno de la Cuarta Unidad de Distrito de la Policía Local de Valencia que desaconsejaba el desmontaje de las pasarelas por el perjuicio que se podía provocar en los residentes en términos de falta de seguridad.

Según el concejal de Urbanismo, Vicent Sarrià, «las obras de desmontaje se han avanzado porque los trabajos de los pasos provisionales a nivel han ido muy rápidos y esto ha permitido acelerar toda la operación». Los provisionales se están despegando, tal como pudo comprobar este diario ayer, y los definitivos se están construyendo varios metros más allá de los puntos donde están los provisionales, lo que obligará en ocasiones a trasladar algún semáforo.

En cualquier caso, a partir de esta mañana se podrá comprobar si siguen aumentando los atascos tanto en sentido entrada como en sentido salida, como lleva dos semanas ocurriendo, o si la avenida recupera su fluidez habitual, como defienden desde el Ayuntamiento. Lo cierto es que los residentes ciritican que sobre todo a las horas puntas se dan grandes embotellamientos, afectados por los semáforos peatonales.

Tal como ha podido comprobar LAS PROVINCIAS, tienen una frecuencia de paso superior a la que tenían los mismos semáforos cuando sólo afectaban a los coches. Ello provoca importantes retenciones, sobre todo a la entrada y la salida del túnel que permite salvar Tres Forques. La realidad es que la avenida del Cid, que recibe cada día miles de coches (muchos, como apuntó el miércoles el propio alcalde, con una sola persona), cuenta con decenas de semáforos para gestionar las salidas y entradas a los distintos barrios que separa, e incluso a otras localidades como Mislata o Xirivella.

En cualquier caso, el desmontaje de las pasarelas de hoy, contra la opinión de miles de vecinos e, incluso, contra la de otras secciones municipales como la propia Policía Local, cumple una promesa del grupo municipal socialista que ha sido bien recibida por Compromís, que gestiona la concejalía de Movilidad. De hecho, el mismo Sarrià llegó a explicar la pasada semana que la velocidad a la que se circula actualmente en la avenida del Cid no es eficaz, «porque al final de la misma se encuentra el embudo que supone la plaza de España».

Otras pasarelas cruzan la ciudad en otros puntos, como General Avilés o Ausiàs March, que también se puede cruzar a ras de suelo a través de pasos de peatones. Sin embargo, en estos puntos el Ayuntamiento no se plantea eliminarlas, pese a que las características de algunas de ellas, sobre todo de las situadas en Ausiàs March, son muy similares a las que se dan en la avenida del Cid.

Más

Fotos

Vídeos