El PP denuncia inseguridad en los pasos provisionales

Varios peatones esperan para cruzar la avenida, ayer. / gmp
Varios peatones esperan para cruzar la avenida, ayer. / gmp

El concejal Alberto Mendoza critica que a decenas de vecinos «no les da tiempo a cruzar» y tienen que esperar en la mediana

Á. S. VALENCIA.

Los pasos de peatonales provisionales ya causan los primeros conflictos vecinales. Sin ir más lejos, ayer había mercado extraordinario en torno al de Castilla y cientos de residentes se encontraron con problemas para cruzar la avenida a la altura de la calle Rincón de Ademuz. Así lo denunció ayer el grupo municipal popular en boca de su concejal Alberto Mendoza, que criticó la especial peligrosidad que revisten los nuevos cruces para peatones. «Hemos podido comprobar la peligrosidad al cruzar el paso de peatones que conduce directamente al mercado, debido a la gran cantidad de peatones que querían cruzar», apuntó Mendoza.

El edil popular explicó que aunque la fase semafórica para peatones es de 40 segundos en el cruce a la altura de la calle Rincón de Ademuz, cuesta cruzarlos alrededor de 12 segundos, por lo que los peatones que comiencen a cruzar cuando queda poco para que cambie a verde tienen que esperar en la isleta central».

«Al mismo tiempo hemos podido comprobar el atasco que se produce a la salida del túnel, coincidiendo con este semáforo y que se prolonga a lo largo del mencionado túnel incluso antes de entrar en él», afirmó el edil. «Volvemos a denunciar de nuevo la improvisación y la falta de rigor a la hora de llevar a cabo esta medida, que va a producir un grave peligro en el tráfico peatonal así como un nuevo caos circulatorio en este caso en una de las principales entradas a la ciudad», indicó Mendoza.

El grupo municipal popular criticó además que la mayoría de pasos de peatones sigan despegados, lo que provoca que muchos vecinos «no tuvieran claro por dónde había que cruzar», en palabras de Mendoza. Según fuentes de la concejalía de Urbanismo, tras ser avisados por este diario, avisaron de que había que pintarlos, una solución descartada de primeras porque luego puede producir confusión a conductores y viandantes cuando se construyan los definitivos y se eliminen las marcas temporales. Sin embargo, no se ha podido hacer por la lluvia. La previsión era hacerlo anoche.

Fotos

Vídeos