Las Provincias

Un estudio del Consell contradice el aumento de población previsto

Restos de una construcción rural en Benicalap, junto a la ronda norte. :: jesús signes
Restos de una construcción rural en Benicalap, junto a la ronda norte. :: jesús signes
  • La proyección del Instituto de Estadística indica que bajarán los vecinos, mientras que la revisión del Plan General prevé un incremento

Una proyección de población a largo plazo realizada por el Instituto Valenciano de Estadística, dependiente de la Generalitat, tiene unas conclusiones totalmente distintas al estudio que incorpora la revisión del Plan General y que justifica la ocupación de 415 hectáreas de huerta protegida.

Así lo denunció ayer el Colegio de Ingenieros Agrónomos, al señalar esta contradicción como un motivo añadido para paralizar la revisión, ya en periodo de contestación de alegaciones. En cifras, la revisión establece un horizonte para los próximos 30 años que llega a los 850.000 vecinos, mientras que la citada proyección indica que en 2035 se espera un padrón de 760.876 residentes, casi treinta mil menos que en la actualidad.

El estudio autonómico indica una pérdida continua de población. El Ayuntamiento ha presentado un aumento de 5.000 vecinos este año al Instituto Nacional de Estadística, aunque deben depurarse todavía las bajas no contabilizadas de inmigrantes en el padrón.

El colegio profesional ha presentado alegaciones a la revisión, al considerar que «es innecesaria y contraproducente la propuesta de reclasificación de más huerta de Valencia». Las modificaciones en el Plan General incluyen una decena de sectores residenciales, terciarios y para dotaciones públicas.

Otro de los motivos de crítica es que «entre el equipo redactor de esta revisión no ha participado ningún ingeniero agrónomo, aspecto que sin ninguna duda ha condicionado el tratamiento que se ha dado al suelo agrario de la ciudad».

Acerca de la población indicaron que «si no hay previsión de incremento de población, no existen nuevas necesidades y, por lo tanto, no hace falta ocupar más suelo». Según la entidad, el techo de residentes establecido por el Consistorio es «significativamente superior al resto de previsiones de los organismos oficiales».

Otra de las alegaciones hace referencia a que «la huerta constituye un activo agrario, paisajístico y ambiental totalmente excepcional que contribuye a la singularidad de la ciudad». Por último se citan seis paisajes europeos similares en calidad y tipología.

Por otro lado, el profesor de Arquitectura del Paisaje de la Universidad de Harvard, Carl Steinitz, ha pedido a la alcaldesa Rita Barberá en una carta, la retirada del nuevo Plan General que supone «la desaparición irreversible de la huerta valenciana que se ha de proteger».

Según informó la asociación Per l'Horta, Steinitz ha asegurado que la huerta de Valencia es «un bien estratégico para el futuro de la ciudad» y ha mostrado su preocupación por la revisión del Plan que proyecta «infraestructuras en zonas en perfecto estado paisajístico y productivo».

Por su parte, el concejal de Urbanismo, Alfonso Novo, replicó a este especialista tan conocido que «por si el señor Steinitz no lo sabe, o no se lo han querido contar, la revisión del Plan General actual plantea la mitad de superficie de huerta que recalificó en 1988», en referencia al planeamiento urbanístico aprobado durante la etapa socialista.

«¿Esto qué quiere decir? -continuó Novo-. Que para el futuro crecimiento de nuestra ciudad en los próximos 30 años se reserva una superficie de huerta que es la mitad de lo que se había previsto reservar en 1988. Nada menos. Esto creo que dice bastante de la supuesta destrucción indiscriminada de huerta, que no es tal». El gobierno municipal quiere aprobar el documento en el pleno del próximo abril.