«En todas las casas habrá un robot que nos cuide»

Pepper, uno de los robots asistenciales más populares. / E. Martínez

Compañías internacionales se esfuerzan por conseguir mostrar la cara más humana de estos asistentes que enseñan a programar a los niños, dan compañía a los mayores o hacen videollamadas

Edurne Martínez
EDURNE MARTÍNEZBarcelona

Últimamente ha estado de actualidad un tema recurrente cada cierto tiempo: los robots quitarán el trabajo a los humanos en un futuro próximo. En muchas ocasiones se tiene una visión apocalíptica de ellos pero la realidad es que, al menos hoy en día, ayudan a la sociedad mucho más que la perjudican. En el marco del Mobile World Congress (MWC) que se celebra estos días en Barcelona, compañías internacionales han aprovechado para presentar sus novedades en robots asistenciales que ayudan a los humanos.

Algunas dan un paso más allá y ven un futuro lleno de robots humanoides que nos echen una mano en casa. “Todos los hogares tendrán un robot humanoide que nos cuide y nos ayude con las tareas domésticas”, ha asegurado este lunes Rosa Liu, senior accountant de IEI Group. Su compañía ha lanzado AfoBot, un equipo doméstico conectado a internet que mide los signos vitales de los usuarios, permite hacer videollamadas y controlar a través de él el resto de dispositivos conectados de la casa.

Afabot, el robot asistencial de IEI.
Afabot, el robot asistencial de IEI. / E. Martínez

Este robot tiene una pantalla que gira 360º y está basado en Android 6.0, por lo que está abierto a que los desarrolladores vayan expandiendo las posibilidades del dispositivo con la integración de nuevas ‘apps’. Por el momento, se vende en Estados Unidos y China a un precio que ronda los 500 dólares. Para la llegada a nuestro país están buscando distribuidores.

Otro de los sistemas presentados ha sido Robelf, orientado a la vida familiar sobre todo para el cuidado y compañía de personas mayores y niños. Se trata de un robot con forma más humana, que se adapta a la altura del usuario y se puede sentar y levantar. Tiene un sistema de reconocimiento de voz con cancelación de ruido, lo que le permite comunicarse mejor con personas mayores y niños pequeños.

El robot Robelf.
El robot Robelf. / E. Martínez

Con esta idea de acompañamiento de los niños se ha presentado también Jibo, el primer robot social para el hogar de Everis y NTT Data cuyo objetivo es integrarse en el día a día de sus dueños. La aplicación 'Be a Maker' (open-source) lanzada en Barcelona permite a los niños programar interacciones reales con el robot. Jibo reacciona mediante respuestas y movimientos expresivos y cuenta con un avanzado procesamiento de lenguaje natural, tecnología por voz y reconocimiento facial. “Jibo puede construir relaciones con las personas con las que más interactúa”, asegura en una entrevista a este diario Cynthia Breazeal, creadora del robot y profesora del MIT.

Se trata, por tanto, de un robot social en la que se unen tecnología y entretenimiento. Sobre su forma redondeada, la creadora explica que querían que tuviera una forma que los niños pudieran reconocer como una mascota o un amigo, pero “que no se pareciera a un ser humano para que diferencien claramente quién es quién”.

Jibo, el robot de Everis y NTT Data.
Jibo, el robot de Everis y NTT Data. / E. Martínez

Y dentro de este mundo de los robots amigos de los humanos no podía faltar Pepper, uno de los más mediáticos. SoftBank, sus creadores, lo definen como un asistente “proactivo, atractivo e interactivo”. Está diseñado para ambientes profesionales en los que se integra con naturalidad por sus formas amables. “Pepper ofrece una experiencia muy buena con el mundo real añadiendo valor a una localización”, aseguran desde SoftBank.

Otras de sus características más destacadas son su “empatía emocional, su conectividad y el alto grado de personalización”, lo que permite que cientos de compañías lo hayan incorporado para usos muy diferentes. Entre ellos se encuentra Nescafé y Carrefour, que tienen colocado a Pepper en algunas de sus tiendas para ayudar al cliente a decidirse en sus compras y darles información sobre productos; aeropuertos como el de Múnich y hoteles en Estados Unidos y Japón donde complementa a los recepcionistas con información turística a los visitantes.

Fotos

Vídeos