Las Provincias

Una carta anónima desvela el robo de cuatro campanas en la Casa del Chavo

  • La Policía Autonómica esclarece un hurto que no había sido denunciado ni descubierto por los responsables del edificio en 16 años

Una carta anónima con pocos datos identificativos y una ardua investigación del Subgrupo de Patrimonio Histórico de la Policía Autonómica ha desvelado un robo cometido en 2000 en la Casa del Chavo, un emblemático edificio situado en la calle Marqués de Sotelo de Valencia. La Policía de la Generalitat ha logrado recuperar una de las cuatro campanas que fueron sustraídas durante las obras de rehabilitación de la actual sede de la Tesorería de la Seguridad Social.

Los hechos delictivos, que ya han prescrito, no habían sido denunciados ni descubiertos por los responsables del edificio en los últimos 16 años. Esta omisión dificultó las pesquisas policiales para averiguar la procedencia de la campana hallada durante el registro de una vivienda en Utiel.

Las investigaciones se iniciaron en junio de 2016 tras recibir la policía una carta manuscrita. Una persona anónima apuntaba la posibilidad de que un hombre pudiera estar implicado en el robo de una valiosa campana, así como otras cuestiones personales sobre este individuo. Sin embargo, la carta apenas facilitaba datos identificativos del supuesto ladrón ni del lugar donde esta persona había sustraído, presuntamente, el instrumento metálico.

Tras realizar numerosas indagaciones, los agentes del Subgrupo de Patrimonio Histórico lograron identificar al sospechoso y registraron su vivienda en Utiel, donde encontraron la prueba del delito. Pero el robo de la campana no había sido denunciado. Los investigadores revisaron entonces sus archivos policiales, concretamente diligencias de otros casos resueltos por la Policía Autonómica y denuncias de robos en iglesias y edificios históricos.

Las indagaciones no dieron el resultado esperado hasta que los agentes consultaron un catálogo de campanas y los archivos de la Tesorería de la Seguridad Social. De esta forma, los policías descubrieron que en la Casa del Chavo había cinco campanas comunicadas con un reloj mecánico, de modo que una de gran tamaño -la única que se conserva en la actualidad- tocaba las horas y las otras cuatro, los cuartos. Las campanas estaban colocadas en una estructura metálica que era visible desde la calle.

Tras verse acorralado por las investigaciones policiales, el autor del hurto reconoció que sustrajo el instrumento metálico hace 16 años, cuando trabajaba para una empresa subcontratada para la rehabilitación del edificio. El obrero quitó una tuerca de grandes dimensiones que sujetaba la campana y la trasladó con su furgoneta hasta su domicilio en Utiel. De las otras tres campanas hurtadas declaró que no sabe nada, por lo que la Policía Autonómica continúa realizando averiguaciones para intentar recuperarlas.

La Casa del Chavo fue rehabilitada entre 1998 y 2001 con un proyecto del arquitecto Manuel Portaceli. La reforma estuvo rodeada de cierta polémica por el vaciado del interior del edificio, lo que fue justificado en su día por el arquitecto debido a los problemas de estructura. El director general de la Agencia Valenciana de Seguridad y Respuesta a las Emergencias, José María Ángel, entregará hoy la campana al director provincial de la Tesorería General de la Seguridad Social, Vicente Escrivá, que solicitó que se devolviera al inmueble.