Los arqueólogos buscan en Bolomor hallazgos de más de 230.000 años

Uno de los profesionales que excava en la Cova del Bolomor de Tavernes. / c.gimeno
Uno de los profesionales que excava en la Cova del Bolomor de Tavernes. / c.gimeno

Los investigadores inician las excavaciones anuales con la intención de sacar nuevos restos que amplíen el conocimiento de los neandertales

C. GIMENO TAVERNES.

La Cova del Bolomor de Tavernes de la Valldigna está siendo objeto de estudio, ya que se está realizando la campaña anual de excavaciones que se promueve desde la Diputación de Valencia.

Los investigadores trabajan este mes en el nivel décimo tercero de la estratigrafía de la cueva con el fin de encontrar nuevos hallazgos que aporten más luz a lo que fue la vida de los Neandertales en esta importante cavidad.

Bolomor se ha convertido en uno de los yacimientos más importantes del sur de Europa. El próximo año se cumplirán 30 años de excavaciones en esta gruta que ofrece gran información en el periodo que abarca de los 350.000 a los 100.000 años antes de Jesucristo.

Palmo a palmo, los investigadores van cribando este nuevo nivel, que se corresponde con una antigüedad de 230.000 años. Se trata de un periodo cálido y por ahora se están recuperando gran cantidad de huesos de animales y restos faunísticos.

Cada investigador tiene una parcela de tierra. Con mucha paciencia retira los áridos y trata de identificar posibles fósiles. Los hallazgos se clasifican para después ser analizados durante todo el año en el laboratorio.

La tierra desechada se criba nuevamente para asegurar que no se discrimina ninguna pieza importante digna de estudio.

Las excavaciones de 2016 aportaron importantes novedades para la historia de esta importante cueva. Además de huesos humanos, se encontró un bifaz. Se trata de una piedra trabajada por dos caras que se usaba para desgarrar, machacar y cortar. Fue la primera herramienta de este tipo que se encontró en Bolomor, lo que propiciaba el debate sobre la ocupación de la cueva, ya que el neandertal era nómada y solía llevar consigo las piedras más trabajadas, como los bifaces, de ahí que se analice cómo ocupaban la cueva los antiguos moradores.

En 2004, en el nivel que ahora se está estudiando, se encontraron hogares en la gruta. Se trata del uso doméstico del fuego más antiguo datado en el sur de Europa. La campaña podría acabar con nuevos hallazgos o al menos eso es lo que se espera. Bolomor es un referente en el estudio del Paleolítico medio. Paralelamente a la campaña de excavación, se están realizando actividades de visitas guiadas a la cueva y demostraciones de cómo hacían herramientas los Neandertales.

También se realizan demostraciones sobre cómo hacían fuego y el uso del mismo. Las visitas al yacimiento están teniendo una buena acogida, y las plazas se completan rápidamente. De hecho, el Ayuntamiento de Tavernes, la Asociación Cultural Bolomor y el Museo de Prehistoria de Valencia organizaron una jornada de puertas abiertas para los días 1 y 2 de septiembre con el objetivo de dar a conocer el yacimiento. Este año, cerca de 150 personas pudieron disfrutar de los talleres didácticos de talla lítica con sílex y de fuego prehistórico por fricción en la playa de Tavernes.

Fotos

Vídeos