Las Provincias

Turís finaliza la vendimia con un 20% más de cosecha y una uva de gran calidad

La vendimia se iniciaba el día 5 de septiembre, seis días más tarde de lo habitual en la zona. :: lp
La vendimia se iniciaba el día 5 de septiembre, seis días más tarde de lo habitual en la zona. :: lp
  • La Cooperativa La Baronía de Turís muestra su satisfacción por la campaña de este año al alcanzar los cinco millones de kilos

La vendimia de Turís ha finalizado la campaña de recolección de uva con unos resultados muy satisfactorios tanto en cantidad como en calidad. En total han sido 5 millones de kilos de uva los que se han recogido, lo que supone un 20% más que la campaña del año pasado y, lo más importante, el fruto recolectado es de una gran calidad.

Así lo corrobora la Cooperativa La Baronía de Turís, que agrupa a los viticultores de la localidad. Desde la entidad el balance es «muy positivo, algo a lo que ha contribuido la climatología durante la época estival, que aunque ha sido precaria en agua, las veces que ha llovido lo ha hecho en el momento adecuado, con lo que la planta ha aprovechado al máximo estas pocas precipitaciones y el período de sequía no le ha afectado de forma importante».

Según el enólogo de la cooperativa, Joan Picó, «el clima de los últimos meses ha hecho que dispongamos de uvas extraordinariamente sanas, sin focos de podredumbres que tan negativamente afectan a la calidad, por lo que al final, incluso en la maduración de la fruta, que pensábamos que la sequía también iba a afectar negativamente, pero hemos comprobando que ha sido mucho mejor de lo prevista».

La producción ha sido algo más de un 20% superior a la del año pasado, vendimiada en una superficie total de unas 700 hectáreas. Según los datos proporcionados por la cooperativa, los 5 millones de kilos recogidos equivalen, aproximadamente, a 5.000.000 de botellas de 75 centilitros, aunque hay que tener en cuenta que la bodega también embotella en otros formatos y envasa en garrafas y bibs.

Una de las particularidades más destacadas de esta vendimia, que empezó el pasado 5 de septiembre, unos seis días con retraso respecto a la media de los últimos años, ha sido su desarrollo prácticamente simultáneo en todo el territorio de la Denominación a la que pertenece el término, concentrándose el grueso de la misma en estas últimas semanas.

Gran calidad

Para la directora gerente de la Cooperativa Baronía de Turís, Ana Calvet, «la valoración es muy positiva ya que se ha alcanzado un correcto equilibrio en la madurez de los frutos, y ha habido, así como un desarrollo tranquilo y selectivo de la vendimia».

Calvet explica que «la cosecha 2016 ha ofrecido en su conjunto uvas de gran calidad, caracterizadas por un perfecto estado sanitario y parámetros analíticos muy adecuados para obtener excelentes vinos».

Respecto a la superficie total de viñedo productivo asociado a la Cooperativa, en esta vendimia se ha recogido fundamentalmente malvasía, moscatel, tempranillo, merlot y syrah. Concretamente, la cantidad de cada variedad por desglose ha sido, en cifras aproximadas, un tercio de uvas de variedades blancas, malvasía la mayoritaria; otro tercio de moscatel y otro tanto de tintas, de las que el 65% ha sido tempranillo y el 35% de las variedades merlot y syrah.

Si se tienen en cuenta las zonas de cultivo, la de les 'Canyaes' destaca por su producción de uva moscatel; la de 'Darrere Serra" por la uva tempranillo y la zona del 'Campillo' por la uva malvasía.

Ana Calvet se ha mostrado satisfecha porque «la vendimia ha acabado con unos matices sorprendentes para los vinos de La Baronía», al tiempo que , según explica la directora gerente de la bodega, se ha dado «una concentración y una buena calidad aromática para la uva moscatel», tan característica de la zona y concretamente de Turís.

Cabe recordar, por otra parte, que precisamente, con el objetivo de incrementar la calidad del fruto, la cooperativa ha puesto en marcha un nuevo control de calidad en la recepción del fruto. De esta forma se han establecido parámetros de control sanitario, bonificando las entradas de uva con un estado de salud satisfactorio y, de igual modo, penalizando el fruto que llegue en peores condiciones sanitarias. Se trata de «un refuerzo positivo» para los viticultores que cuidan y se preocupan por la salud del fruto.