Las Provincias

La Policía Local de Algemesí, en crisis

Reunión de la Junta Local de Seguridad del pasado mes de julio. :: lp
Reunión de la Junta Local de Seguridad del pasado mes de julio. :: lp
  • El gobierno liderado por el PSPV aporta el documento en pleno conflicto tras la reducción de funciones al intendente principal

  • Un informe jurídico considera un nombramiento del año 2010 «no ajustado a derecho»

Un informe firmado por José María Ángel, director general de la Agencia de Seguridad y Respuesta a las Emergencias de la Generalitat Valenciana, afirma que el nombramiento del inspector interino de la Policía Local Algemesí, efectuado por el PP en 2010, «no se ajusta a derecho» porque, según la normativa vigente, un inspector no puede ser interino sin el informe de la Agencia de Seguridad que resulta obligatorio y que no figura en el expediente. Este documento, facilitado en la jornada de ayer por el gobierno municipal encabezado por la socialista Marta Trenzano, sale a la luz en un contexto de crisis en el cuerpo policial local tras la reducción al mínimo de funciones del intendente principal Erich Vanacloig.

Desde el gobierno municipal señalaron, mediante un comunicado, que, en las últimas semanas, «hemos visto como el Partido Popular de Algemesí criticaba el hecho de que el inspector interino aspirante a consolidar esa plaza en propiedad en el concurso oposición que se está llevando a cabo en la Policía Local recibía la calificación de 'no apto' en las pruebas psicotécnicas. Los populares responsabilizaban al equipo de gobierno por actuar con 'prejuicios políticos' contra el inspector interino que llegó a Algemesí de la mano del PP, sembrando así dudas sobre la transparencia del proceso».

La alcaldesa Marta Trenzano solicitó a la Agencia de Seguridad un informe jurídico sobre el nombramiento del inspector interino en la etapa del PP, en 2010, porque, según afirmó, «teníamos razones suficientes para creer que no se ajustaba a derecho».

El informe explica que «el nombramiento del funcionario interino tendrá siempre carácter temporal, hasta que el puesto sea ocupado por un funcionario de carrera o desaparezca la causa de urgencia que motivó tal nombramiento». «El PP tuvo seis años para haber sacado la plaza a concurso, algo que sí que ha hecho este equipo de gobierno, pero prefirió mantener al inspector en cuestión durante todo ese tiempo», denunciaron desde el gobierno municipal.

El informe añade que, «según el artículo 16.4 de la Ley 10/2010, de la Generalitat de Ordenación y Gestión de la Función Pública Valenciana, los nombramientos de personal funcionario interino se efectuarán en puestos de trabajo correspondientes a la categoría de entrada en el cuerpo». «De ese modo, no se entiende que ocupara una plaza de inspector interinamente cuando la plaza que ostentaba en propiedad era de agente. Por si todo esto fuera poco, el expediente está incompleto, puesto que falta el informe 'obligatorio' previo al nombramiento al que obliga el artículo 39 de la Ley de Coordinación», criticaron desde el PSPV.

En palabras de la alcaldesa, Marta Trenzano, «resulta cuanto menos inquietante el atrevimiento del PP a cuestionar nada que tenga que ver con las oposiciones a inspector teniendo en cuenta la mala praxis con la que actuaron en el pasado, saltándose la legalidad vigente. Además, el mero hecho de que se preocupen por el resultado obtenido por este aspirante y no por el de los demás que han quedado descolgados, manifiesta claramente su posicionamiento y el favoritismo con el que han actuado en la Policía Local durante los ocho años en los que gobernaron».

Trenzano agregó que, «si, además de todo esto, tenemos en cuenta que el citado inspector no ha superado el examen psicotécnico y que ha ocupado la plaza de manera ilegal, el PP, en vez de vocear y acusar de persecución política, debería cerrar la boca y ser más prudente».

Trenzano concluyó tras señalar que «entiendo que al PP le moleste el modelo de policía que estamos implementando en Algemesí, más accesible, más cercano y con transparencia e igualdad de oportunidades. Seguiremos denunciando sus cacicadas, corrigiéndolas y manteniendo nuestro modelo policial nos cueste lo que nos cueste».

Tensión con los políticos

El momento en que se ha difundido este informe, en el mes más agitado y con mayor actividad para la Policía Local de Algemesí, por las fiestas de la Mare de Déu de la Salut, pero, sobre todo, por la Setmana de Bous, no es el mejor para este organismo por lo que se refiere a la relación entre mandos y responsables políticos locales.

Y es que el decreto de la alcaldesa del pasado 10 de junio, que reduce al mínimo las funciones del intendente principal, Erich Vanacloig, no ha hecho más que enrarecer aún más una situación que ha ido tornándose cuasi irrespirable a medida que ha avanzado la legislatura que se inició con un cambio en la vara de mando del municipio: de popular a socialista.

El decreto de junio reduce las obligaciones de quien debería ser el máximo responsable de la organización del cuerpo sólo a cumplir su semana laboral de 40 horas y elaborar los informes que le sean requeridos. El resto de sus funciones las atribuye a sus mandos subordinados. Y aunque el decreto señala que el intendente deberá despachar semanalmente con el concejal de Policía, Asensio García (EU), la relación profesional y personal entre ambos es prácticamente nula. García mantiene más relación profesional con el intendente segundo. LAS PROVINCIAS ha podido saber que existe malestar en Vanacloig debido a su situación, ya que sus funciones han quedado relegadas al mínimo.

La Junta Local de Seguridad de julio también fue una señal del ambiente que se respira entre mandos y responsables políticos. En la imagen que acompaña a esta información, a la izquierda, se ve a Vanacloig mirando a cámara. En el otro extremo, frente a él, se encuentra el concejal responsable del área, Asensio García. Junto a García está Antonio Collado, quien, pese a no tener ninguna responsabilidad directa en el cuerpo, actúa como asesor de García y asistió a esta reunión. Esta cercanía entre García y Collado contrasta con las críticas que en anteriores legislaturas el edil dirigió hacia quien fue responsable policial local. Así, la presencia de Collado en la Junta Local, sin atribución en el cuerpo policial local, fue todo un mensaje hacia Vanacloig, para dejarle claro quién ostenta el mando.

Además, este enfrentamiento queda de manifiesto con otro hecho. Collado impugnó, y perdió, la oposición que otorgó a Vanacloig su cargo. Esta situación está generando confusión entre la plantilla, quien ve que esta creación de bandos podría perjudicarles si se definen en un sentido determinado. Algunos agentes confiesan 'sotto voce' su temor de definirse para evitar perjuicios en su situación laboral.