Las Provincias

El Consejo Rector de la nueva RTVV delega en una empresa para iniciar las emisiones

fotogalería

Los miembros del Consejo Rector de la nueva RTVV. :: jesús signes

  • La futura televisión, pendiente de la vista del 11 de enero en la Audiencia Nacional que decidirá si se readmite a los 1.600 trabajadores afectados por el ERE

valencia. El Centro de Producción de Programas (CPP) de Burjassot abrió las puertas ayer poco antes del mediodía para albergar una reunión del Consejo Rector de la nueva RTVV -Corporación Valenciana de Medios-. A doce días para que se cumpla el tercer aniversario del cierre de Canal 9, los nueve vocales más el presidente del órgano encargado de regir el ente audiovisual celebraron un cónclave en la última planta de un edificio fantasma bajo la supervisión de un conserje.

Hubo cambio de escenario. Una permuta que ya adelantó en este periódico el máximo dirigente del consejo, Enrique Soriano. Usar el Palau de la Generalitat para las reuniones no casaba con la idea defendida por el Consell de un órgano despolitizado por completo. Para evitar más suspicacias, Soriano consiguió que los liquidadores de Radio Televisión Valenciana le dieran el visto bueno para ocupar, de manera excepcional, el despacho que pertencía a la dirección general de la antigua televisión, situado en el piso octavo.

La intención del consejo rector es cerrar en breve el contrato que permita establecer en Burjassot su sede oficial. Fuentes de la Generalitat aseguran que el acuerdo podría sellarse en las próximas semanas.

En la anterior reunión no hubo grandes avances, sin embargo ayer sí se dieron algunos pasos necesarios para poner en marcha el ente autonómico. Se apoderó a Soriano como presidente para que pueda firmar contratos genéricos y convenios en función de la cuantía de los mismos. Si son inferiores a un millón de euros, el dirigente podrá maniobrar con total libertad. Si los acuerdos de carácter plurianual -a pagar en más de un año- ascienden al millón de euros o son menores de cinco millones, Soriano necesitará contar con la aprobación del consejo rector y si superan los cinco millones de euros hará falta el beneplácito del Gobierno valenciano.

El primer objetivo del presidente tras alcanzar este consenso es contratar cuanto antes los servicios de una empresa que se encargue de efectuar todas las pruebas necesarias en el conjunto técnico de la televisión para poder comenzar las emisiones en pruebas. Además, como aseguran fuentes parlamentarias, esta firma externa podría incluso contratar personal de la antigua radiotelevisión autonómica.

Siguiendo el segundo punto del orden del día, el consejo rector aprobó solicitar el ingreso en la Federación de Organismos de Radio y Televisión Autonómicos (FORTA) que, como indican algunas fuentes, podría costar más de un millón de euros. La intención del órgano es disponer de su material de archivo para las emisiones provisionales.

Por otra parte, este periódico pudo conocer ayer que la Audiencia Nacional ya tiene fijada una fecha en el calendario para celebrar el juicio sobre la demanda que interpuso el sindicato CGT contra el Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que permitió finiquitar los contratos de la plantilla de la antigua RTVV. La vista será el próximo 11 de enero a las nueve de la mañana y todo apunta a que la sentencia se dará a conocer pocas semanas después, a comienzos de febrero. Será entonces cuando el Consell conozca si debe readmitir a los 1.6000 trabajadores afectados por el cierre del ente en 2013.