El vandalismo en el barrio de La Coma de Paterna cuesta más de 12.000 euros al año

Un banco destrozado, poco después de ser reparado. / LP
Un banco destrozado, poco después de ser reparado. / LP

La rotura de papeleras y contenedores y la suciedad que se acumula en zonas comunes obliga a realizar limpiezas extraordinarias y reemplazar mobiliario

MARINA COSTA PATERNA.

El vandalismo y los comportamientos incívicos en el barrio de La Coma cuestan al año más de 12.000 euros solo en cambio de mobiliario urbano y batidas extraordinarias de limpieza para retirar basura, residuos o desperfectos de zonas comunes como parques o solares.

En los últimos meses de 2017, el Ayuntamiento de Paterna reemplazó seis papeleras y seis contenedores de basura deteriorados o rotos. Algunas de estas unidades volvieron «a estropearse tan solo horas después», según detallan fuentes municipales. Solo la sustitución de estos elementos de mobiliario urbano ha costado 1.600 euros por lo que se refiere a las papeleras y 6.000, por los contenedores.

En limpiezas extraordinarias de solares o plazas, el Consistorio ha destinado una partida de 4.500 euros, que se suma a los recursos ordinarios que se destinan habitualmente para el barrio.

La Corporación ha puesto un punto nuevo de recogida selectiva en la calle Alboraya para el acopio de cartón y plástico y otro contenedor para residuos sólidos urbanos en este mismo punto para reforzar los medios en cuanto a limpieza. También la brigada municipal colocó papeleras en la plaza Benicarló y reemplazó varias tapas de contenedores. «Algunos de estos elementos han vuelto a desaparecer, lo que complica las tareas a la hora de mantener el mobiliario en condiciones. Estos casos suelen ser más habituales cuando se tratan de elementos metálicos».

Los operarios también limpiaron, antes de finalizar el año, el antiguo patio del colegio Antonio Ferrandis y el solar adyacente, una de las reivindicaciones vecinales de los últimos tiempos.

Actualmente en La Coma los medios ordinarios de limpieza «constan de siete operarios, de lunes a sábado, barrido mecánico dos veces por semana y baldeo mecánico con frecuencia correctiva. De momento, no se tiene previsto ampliar este dispositivo, ya que se considera que los medios son suficientes para atender las necesidades de la zona».

«Desde el Ayuntamiento de Paterna, a través del Área de Infraestructuras, trabajamos para que los vecinos y vecinas dispongan de unos espacios públicos en condiciones y equipados con el mobiliario urbano necesario», destacó ayer la concejala de Seguridad e Infraestructuras, Nuria Campos.

«Desde el Consistorio trabajamos en el mantenimiento y reposición de estos elementos, pero también es responsabilidad de todos los vecinos y vecinas cuidarlos y hacer un correcto uso de ellos para, entre todos, contribuir a la mejora de Paterna», señaló.

Y es que el problema del vandalismo es un asunto que generan «unos pocos y pagan todos los vecinos. De ahí la importancia de concienciar de la necesidad de cuidar el mobiliario urbano y respetar lo que es de todos».

Si bien, los actos vandálicos no sólo afectan al barrio de La Coma. Hace varios meses, una pintada en la Torre de Paterna movilizó a técnicos y especialistas. El desafortunado grafiti para 'celebrar' un aniversario realizado sobre la base de la emblemática Torre, declarada Bien de Interés Cultural (BIC), obligará a realizar un plan parcial de limpieza y rehabilitación para eliminar la pintura y parte del mortero afectado por la tinta roja. Está previsto que los trabajos comiencen en las próximas semanas. La actuación, que contará con ayuda económica de la Diputación, contempla la retirada de mortero de cemento y la limpieza de hongos de la fachada.

Más

Fotos

Vídeos