Medio Ambiente anula la orden para prohibir pruebas deportivas en el monte

La Conselleria admite los recursos de cazadores y agentes forestales a la resolución emitida por el departamento que dirigía Julià Álvaro

J. SANCHIS VALENCIA.

La Conselleria de Medio Ambiente ha dado el carpetazo definitivo a la resolución de febrero del año pasado por la que se podían prohibir pruebas deportivas en el monte en caso de que hubiera riesgo de incendio forestal.

El Diari Oficial (DOCV) publicaba ayer una resolución firmada por Francisco Quesada, secretario autonómico de Medio Ambiente en sustitución de Julià Álvaro, en la que se atiende a los recursos de alzada presentados por la Federación de Caza de la Comunitat, la Asociación Profesional Agentes Medioambientales y la Asociación de Entidades de Caza de la Comunitat y se anula la resolución sobre las condiciones a seguir en la realización de actividades recreativas y pruebas deportivas de vehículos sin motor y carreras pedestres que discurren por terrenos forestales fuera de espacios naturales protegidos.

La orden de la Conselleria establecía, entre otros puntos polémicos, la posibilidad de suspender la celebración de estas actividades en el caso de se que decretara la preemergencia por incendios forestales. El año pasado se suspendieron pruebas deportivas en Alcudia de Veo, La Font de la Figuera, Biar, Montixelvo o la Bike Race de Valencia.

La resolución impedía celebrar pruebas con preemergencia por incendio o lluvias copiosas

También limitaba el uso de vehículos motorizados a las tareas necesarias de organización, avituallamiento y emergencia, sin que pudieran circular fuera de las pistas forestales salvo por causas de fuerza mayor ni a más de 30 kilómetros por hora, y obligaba a que esos vehículos contaran con silenciador.

Desde la Asociación Profesional de Agentes Medioambientales recurrieron la resolución porque se prescindía del informe que hasta ese momento se elaboraba cuando se iba a celebrar algún tipo de actividad en el monte.

La Federación de Caza de la Comunitat Valenciana recurrió por la eliminación de ese informe que hasta entonces era preceptivo y la falta de comunicación que conllevaba con la administración autonómica. Además, alegaron que los cazadores abonan todos los años un canon y una tasa según la cantidad de especies abatidas. Mientras, otras actividades no hacían ninguna aportación económica, pero tendrían prioridad en el caso de que ambas concurrieran al mismo tiempo.

Ante la polémica generada, la Conselleria de Medio Ambiente decidió paralizar el pasado mes de julio la aplicación de esta normativa a la espera de que se redactara una nueva disposición legal que aportara mayor claridad y transparencia. Ahora, el departamento que dirige Elena Cebrián ha decidido aparcar definitivamente esta resolución pese a que todavía no se ha establecido una norma que sustituya a la ahora derogada.

Hace unos días la Conselleria de Medio Ambiente anunció su intención de paralizar el programa de envases, una de las medidas estrella promovidas por Julià Álvaro, el anterior secretario autonómico recientemente cesado por sus discrepancias con la consellera. Ahora aparca otra medida también impulsada Álvaro.

Desde el Partido Popular, su portavoz de Medio Ambiente en Les Corts Valencianes, Elisa Díaz, indicó que «aún han tardado demasiado en retirarla tras las protestas que ocasionó». Díaz argumentó que «habían anunciado que promulgarían un decreto pararegular estas prácticas, ¿dónde está?».

Fotos

Vídeos