El Gobierno no descarta restricciones de agua en 2018 si persiste la sequía

El Gobierno no descarta restricciones de agua en 2018 si persiste la sequía

La cuenca del Júcar al 25,5% de su capacidad de embalse y la del Segura al 14,2% soportan la peor situación de España

L. GARCÉS / EP VALENCIA / MADRID.

Si la escasez de lluvias y con ello la sequía se mantienen no se descarta que el próximo año se tengan que aplicar restricciones en el uso del agua. Lo ha reconocido el Gobierno esta semana al señalar que si se mantiene la situación «probablemente» habrá que optar por la limitación, si bien también ha señalado que por el momento el abastecimiento está asegurado «hasta final de año».

En el escenario que puede conducir a ese desenlace el próximo año son las cuencas del Júcar y el Segura las que afrontan la peor situación. En la primera, las reservas se encuentran al 25,54 %, y en la segunda al 14,20%.

El parte de embalses que la Confederación Hidrográfica del Júcar (CHJ) dio a conocer el pasado día 9 señala que en el área Alicante (Marina Baja/ Serpis) el volumen embalsado representa el 53,38% de su capacidad. En el área del Júcar las reservas se encuentran al 23,36% y en la del Turia al 28,79%. En Castellón, en el sistema Palancia, Mijares, Cenia, las reservas alcanzan el 43% de la capacidad.

En particular el pantano de Contreras guarda un 10,30% del agua que podría almacenar. Tous se encuentra al 11,71% y en el sistema del Turia, el embalse de Benagéber está al 29,38% de su capacidad. En el área del Mijares, en Arenós se almacena el 35,77% del agua que podría guardarse, mientras que en María Cristina las reservas se sitúan en el 18,49%.

La Confederación Hidrográfica del Segura hizo públicos los registros el pasado martes señalando que en estos momentos disponen de 161 hectómetros cúbicos almacenados, mientras que la capacidad total de la cuenca permite recoger 1.140. Embalses como el Cenajo o el Camarillas se encuentran al 6% de su capacidad.

La posibilidad que apuntó el Gobierno de España de que sean necesarias las restricciones la avanzó en el Senado la ministra de Agricultura, Alimentación, Pesca y Medio Ambiente, Isabel García Tejerina. La titular del ministerio aseguró que el Ejecutivo «trabaja con anticipación» y repasó la «batería de medidas» en marcha, como las que se recogen en los Reales Decretos de sequía en las cuencas del Júcar, Segura y Duero.

Escasez de precipitaciones

Los datos relativos a todas las cuencas revelan que la falta de precipitaciones acumulada, que en el año hidrológico 2016-2017 terminó con un 15% de déficit, ha coincidido a una sequía agronómica, sobre todo en el interior peninsular. No obstante, según recalcó Tejerina, desde 2007 existen en España planes para minimizar el impacto social y económico, así como y para mejorar el recurso hídrico.

El nuevo año hidrológico, que comenzó el pasado día 1, acumula en su primera semana un déficit del 95% de lluvias por debajo del valor normal, según la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET), que advierte de que lo normal son seis litros por metro cuadrado, pero sólo se ha recogido uno. Entre el 27 de septiembre y el 3 de octubre, las precipitaciones afectaron a la franja norte peninsular, Mallorca y Menorca, zonas sur y este de Andalucía y puntos aislados de Canarias.

Desde que comenzó este mes las precipitaciones han superado los 10 litros por metro cuadrado en el norte de Cantabria, País Vasco, Navarra, así como en Pirineos oscense y catalán, en el litoral de Barcelona y al norte de la isla de Mallorca. Han sobrepasado los 30 litros por metro cuadrado en el noreste de Guipúzcoa. Por zonas, las cantidades acumuladas están «por debajo de las normales en toda la Península» e islas salvo algunas zonas al norte del País Vasco y Navarra, en el noroeste de la provincia de Lérida y en el sur de la isla de Mallorca.

Además de disponer de los registros de precipitaciones, esta semana se ha dado a conocer la situación de los embalses, que anotan el dato más bajo desde que comenzó este siglo. Otra negativa marca contribuye a describir la situación, pues es el quinto año con menos reservas desde 1990. Son resultados que se desprenden del informe de la semana 41 facilitado por el Ministerio de Agricultura.

Los embalses están al 38,31 % de su capacidad, cifra que no se conocía en este siglo -durante la semana 41- y sólo ha sido menor en otras cuatro ocasiones desde 1990. El año con menos reservas en esta época fue 1995, al 25,89%; en segundo lugar, 1994, con un 33,45%; 1993, con el 36,64 % y 1992 al 37,62 %. En la misma semana de 2016 tenían casi 12 puntos porcentuales más.

Fotos

Vídeos