Fomento arranca las obras para el tercer carril pendiente entre Valencia y Sagunto

Acopio de traviesas en la zona de Alboraya. /Damián Torres
Acopio de traviesas en la zona de Alboraya. / Damián Torres

La fase de acopio y distribución de las traviesas se realiza en horario nocturno para evitar alterar el tráfico ferroviario

Isabel Domingo
ISABEL DOMINGOValencia

Los usuarios de la línea C-6 de Cercanías, que realiza el trayecto entre Valencia y Castellón, han comprobado estos días que el paisaje habitual que ven desde el tren ha comenzado a variar, especialmente en el tramo comprendido entre Fuente de San Luis y Alboraya. Porque las traviesas del tercer carril, cerca de 36.000, vuelven a apilarse junto al trazado de la vía.

El Ministerio de Fomento, a través del Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif), realiza ya las obras para instalar el tercer carril pendiente entre las dos capitales, en concreto, las correspondientes a la primera fase hasta Sagunto. Así, las dos vías contarán con ancho internacional, ya que el tercer carril sólo se implantó en un lado (montaña hasta Sagunto y mar hasta Castellón), lo que posibilito que la alta velocidad llegara a la capital de la Plana en enero.

Cuenta atrás para reducir el tiempo de viaje con Barcelona

El AVE a Murcia, la alta velocidad entre Granada y Antequera y la variante de Vandellós. Son los tres hitos que deben producirse este 2018 en las obras del corredor mediterráneo, a juicio del secretario general adjunto de Ferrmed, Francisco García Calvo.

En el último caso (la variante de Vandellós), su impacto sobre las circulaciones ferroviarias en la Comunitat serán importante, ya que, cuando entre en servicio, el ahorro de tiempo de viaje entre Valencia y Barcelona será de 30 minutos. Es decir, el recorrido entre las dos ciudades se hará en 2 horas y 30 minutos frente a las tres actuales en un desplazamiento sin paradas debido a los 30 kilómetros existentes de vía única entre Vandellós y Tarragona. De ahí que se considere uno de los cuellos de botella del corredor mediterráneo.

La previsión que maneja Fomento es que su entrada en servicio sea a mediados del presente ejercicio. Las pruebas de seguridad comenzaron a realizarse en diciembre.

El ahorro de tiempo se logrará gracias a que se circulará por el trazado de la línea de alta velocidad Madrid-Barcelona-Figueres, pasando luego por el cambiador de Vilaseca. Además, de cara a finales de 2020, se logrará otro recorte en los tiempos debido a la supresión del paso por el cambiador, según indicaron fuentes de Adif. Se pasará entonces a las 2 horas y 20 minutos.

La reducción a únicamente dos horas de viaje no se conseguirá hasta que esté construida la nueva plataforma de alta velocidad y, además, el túnel pasante de Valencia, otro cuello de botella del corredor junto al tramo Castellbisbal y Vilaseca, para el que los Presupuestos del Estado asignan 54 millones.

La actuación, que se adjudicó por 6,27 millones en diciembre del año pasado, permitirá descongestionar un tramo saturado de circulaciones, como han criticado los empresarios, Ferrmed y el Consell, y dar mayor capacidad de gestión para el paso de trenes de mercancías y pasajeros.

Actualmente, según confirmaron fuentes de Adif, se ejecuta la fase de aprovisionamiento, acopio y distribución de traviesas y otros materiales en horario nocturno para no afectar al tráfico de trenes (Cercanías, Media y Larga Distancia y mercancías). Esa misma pauta es la que se seguirá con los trabajos ferroviarios propiamente dichos, ya que se quiere evitar los problemas registrados con la primera instalación del tercer carril, cuando se produjeron retrasos y supresiones de servicios de Cercanías y se habilitó un transporte alternativo por carretera tras las quejas de los usuarios.

Si las traviesas se colocarán de noche, los intercambiadores de vía (o desvíos) en las estaciones se implantarán los fines de semana, cuando la circulación de trenes se reduce, ya que tienen una mayor complejidad. La previsión, según maneja Adif, es que esta actuación (sus dos fases) concluya a finales de 2019.

Nueva plataforma en 2019

Será entonces cuando se produzca otro hito en la evolución del corredor mediterráneo, ya que el departamento de Íñigo de la Serna tiene previsto licitar el próximo año las obras de construcción del nuevo trazado de alta velocidad entre Valencia y Castellón, que supondrá una inversión de 1.170 millones. La reducción del estudio informativo ya está adjudicado por un importe de 412.746 euros, según indicaron desde el ministerio.

También en 2019 estará terminado el tramo entre Xàtiva-La Encina, un enlace que permitirá acortar el tiempo de viaje con Murcia y, por tanto, con Alicante. Una actuación que, como recordó la asociación AVE en el acto reivindicativo celebrado el jueves en Cádiz, tendría que haber estado listo hace dos años.

Mientras se cumplen esos plazos, Fomento tendrá que resolver la situación del tramo Castellón-Vandellós, donde se rescindieron los contratos y se realizan nuevos proyectos para obtener un trazado en vía doble de ancho internacional. En cualquier caso, el ministro, en una de sus comparecencias, apuntó que la finalización de esta actuación se establece a finales de 2020. Es también la fecha que apuntó el técnico ferroviario y miembro del Colegio de Ingenieros de Industriales de la Comunitat Francisco García Calvo, que destacó que en 2020 tiene que haber ancho internacional desde Murcia (el AVE se espera para este año) hasta la frontera francesa.

Fotos

Vídeos