Las agresiones a sanitarios van en aumento y ya superan las 300 al año

Sala de espera de un centro sanitario repleta de usuarios. / lp
Sala de espera de un centro sanitario repleta de usuarios. / lp

Los enfermeros organizan cursos para afrontarlas y denuncian la falta de personal de seguridad en hospitales y centros de salud conflictivos

D. GUINDO VALENCIA.

Insultos, gritos, amenazas y hasta empujones. En los casos más graves, agresiones físicas como la registrada el pasado mes de septiembre en l'Eliana, cuando un paciente con un brote psicótico acuchilló a dos sanitarios que se habían desplazado a su casa para atenderle. Prácticamente a diario, médicos y enfermeros tienen que hacer frente a situaciones de este tipo; enfrentamientos físicos y verbales con pacientes y familiares que, durante los últimos años, se han ido incrementando y, en el caso de la Comunitat, y superan los 300 al año. Y este aumento no sólo se aprecia en los datos oficiales. Se trata de una realidad que, en la mayor parte de los casos, pasa desapercibida, puesto que la víctima no deja sus quehaceres para tramitar la correspondiente denuncia ante el servicio sanitario oportuno ni, a posteriori, emplea su tiempo libre para hacerlo, por lo que no pasa a ningún registro oficial.

Así lo puso de manifiesto ayer la secretaria autonómica del sindicato Satse en la Comunitat, María Luz Gascó, quien lamentó que estas situaciones se reproducen ante la falta de seguridad en hospitales y centros de salud y el déficit en las plantillas de profesionales. Frente a esta situación, la formación sindical ha puesto en marcha una nueva campaña de concienciación tanto entre los sanitarios como entre los pacientes con el fin principal de tratar, en la medida de lo posible, que estas agresiones disminuyan.

Gascó recordó que en 2005 el sindicato ya impulsó una iniciativa similar. Sin embargo, estos profesionales han constatado que «en lugar de ir a menos, han ido a más», por lo que han decidido activarla de nuevo. «De media se contabilizan 55 agresiones diarias en España a personal sanitario. En el caso de la Comunitat, calculamos que unos 7.000 de los 13.000 enfermeros de la sanidad pública las han sufrido alguna vez, por lo que los datos oficiales (306 agresiones en 2016, última cifra disponible) se podrían multiplicar por diez o más», aseveró la portavoz de Satse. En esta línea, recordó que, según cifras de una encuesta de 2005, el 75,4 % de los enfermeros ha sufrido a lo largo de su trayectoria profesional una agresión.

El sindicato Satse denuncia que sigue pendiente la figura del interlocutor entre los sanitarios y la policía La formación lanza una campaña de concienciación tanto para los pacientes como para los profesionales

Para atajarlo, demanda a la Conselleria de Sanidad que no sólo se preocupe en elaborar protocolos tras una agresión, ya que «es más importante la prevención». «Necesitamos más personal de seguridad en los hospitales y en los centros de salud conflictivos, tener acceso a las fichas de los pacientes conflictivos o con antecedentes y aumentar las plantillas, ya que los enfados de los usuarios proceden normalmente de las esperas en urgencias o para una intervención», recalcó. Asimismo, lamentó que sigue pendiente la implantación de la anunciada figura del interlocutor territorial policial sanitario -un profesional que actúa de enlace entre los sanitarios y la policía-. Con ella, y con el acceso al registro de pacientes conflictivos, los sanitarios podrían, por ejemplo, solicitar el acompañamiento de un agente en un servicio que pudiera suponer un riesgo.

El sindicato también ha impulsado unos cursos para que los profesionales sepan afrontar estas situaciones e, incluso, cómo actuar ante una agresión física que, además, suelen sufrir con más intensidad las enfermeras de sexo femenino, de ahí que «podría relacionarse incluso con la violencia de género».

Más

Fotos

Vídeos