Las Provincias

Más de 30.000 cámaras para proteger a los valencianos

Dos cámaras de videovigilancia enfocan una de las entradas a Valencia cerca de la pedanía Benimàmet. :: damián torres
Dos cámaras de videovigilancia enfocan una de las entradas a Valencia cerca de la pedanía Benimàmet. :: damián torres
  • Los sistemas de videovigilancia se han doblado en la Comunitat en los últimos cinco años

Usted, su vecino. Su jefe. Todos forman parte de una inmensa película colectiva dividida en cientos de fragmentos que se almacenan en la memoria de un disco duro. Al salir de casa, en carretera, en el supermercado, en el cajero del banco, al llegar al trabajo, de compras... Según datos recientes de la Agencia Española de Protección de Datos (AEPD), en la Comunitat Valenciana hay cerca de 30.000 ficheros de videovigilancia operativos en la Comunitat.

La importancia de las cámaras quedó demostrada con el caso del joven alicantino al que el sistema de videovigilancia de una finca grabó cuando daba una paliza a su pareja. En el plan de la DGT contra el aumento de accidentes, presentado el lunes, también se prevé un aumento de las cámaras capaces de detectar la falta del cinturón de seguridad o el uso del móvil al volante.

¿Cuantas cámaras existen actualmente observando y registrando nuestros movimientos a diario? Su cuantificación por unidades resulta inabarcable. Ni la Policía Nacional ni el Gobierno tienen un registro. Esos ficheros contabilizados por la AEPD son la aproximación más fiable. Y la agencia estatal aclara: «Cada fichero declarado por una entidad pública o privada supone, al menos, una cámara. Pero puede haber varias bajo la declaración de un fichero». Eso significa que la cifra real es mucho mayor y los ojos vigilantes en nuestra región podrían contarse por decenas de miles.

Lo que sí está claro es que la videovigilancia como método contra el terrorismo, la delincuencia o el control policial y de tráfico crece a pasos de gigante. Según los datos de la agencia estatal en 2012 había en la región algo más de 12.000 ficheros frente a los casi 30.000 de la actualidad. Y ese incremento incesante se aprecia en toda España.

Un ejemplo es la vigilancia en carretera. Según fuentes del Centro de Gestión de Tráfico de Valencia, existen casi 150 cámaras de control activas en las carreteras de la región, 19 de ellas en Alicante, 22 en Castellón y 108 en la provincia de Valencia. Sirven para detectar atascos y activar paneles, controlar el alcance de las retenciones o, en caso de accidente, aportar información sobre las causas a la Guardia Civil.

En el metro, por ejemplo, hay muchas más. Es un punto clave para la seguridad de la ciudad. Según fuentes de FGV, existen 644 repartidas por estaciones y talleres de Metrovalencia y otras 600 en trenes y tranvías. María Candel es usuaria habitual de la línea 1 y 2. «No tengo nada que ocultar, así que me parece perfecto, incluso creo que en los apeaderos harían falta más para prevenir pintadas y que la gente se cuele». A lo largo del año pasado, la Policía Nacional y la Guardia Civil utilizaron 129 grabaciones del metro en sus investigaciones.

Sin embargo, el asunto de las cámaras sigue siendo tabú para otras entidades. Ni Renfe ni Adif ofrecen cifras respecto a sus cámaras en la Comunitat. Sólo permiten saber que hay decenas en las estaciones principales, tanto en andenes como en accesos. A diferencia de lo que sucede con metros y tranvías, aseguran que no están instaladas ni en Cercanías ni en trenes Euromed ni en el AVE. Hace dos años, la grabación de una cámara fue clave para esclarecer el caso de un hombre arrojado a un andén de Xàtiva.

En el cauce y en túneles

El Ayuntamiento de Valencia tampoco quiere decir el número exacto de las cámaras que tiene para la seguridad. Afirman que su número no ha aumentado ni se espera que crezca. Resaltan que los sistemas de la Policía Local se ubican sólo en el cauce del río y en edificios municipales. En 2015 había 464 cámaras fijas repartidas por Valencia para vigilar el tráfico en la ciudad, 97 móviles y 189 en el interior de túneles de la ciudad, según estadísticas municipales. Secretismo absoluto también en el ámbito universitario. Ni la Universitat Politècnica ni la UV quieren decir cuántos ojos digitales hay sobre profesores y estudiantes. Eso sí, aseguran que son útiles «para prevenir hurtos de bicicletas y en investigaciones policiales».

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate