Las Provincias

Fallece Juan Pablo Agulló Carbonell, abogado defensor de la exintendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt

  • El experto en derecho administrativo y urbanismo era el socio en Valencia de David Serra

El abogado experto en urbanismo y derecho administrativo Juan Pablo Agulló Carbonell ha fallecido en Valencia como consecuencia de un cáncer que le fue diagnosticado hace apenas tres meses.

Nacido en Cocentaina en 1964, a lo largo de su trayectoria profesional fue asesor jurídico de varios ayuntamientos de la provincia de Alicante, como los de Albatera, Redován, Benissa, Catral o Benidorm, entre otros.

Pau Agulló, que ha fallecido tan sólo un día después de haber cumplido los 53 años, comenzó como pasante en el despacho del letrado Javier Mexía, jefe de los abogados del Estado en Alicante durante dos décadas, y fallecido en marzo de 2014 también a consecuencia de un cáncer. Un amigo y compañero de Agulló destaca que fue en el despacho profesional de Mexía donde se especializó en derecho administrativo. También señala que era «un especialista en la ley de minas y ejercía como asesor de la Asociación del Mármol de Alicante, dedicada a la venta y exportación de este material.

Aunque la mayor parte de su carrera profesional la ha desarrollado en su despacho de Alicante, que actualmente se mantiene abierto, en los últimos años había trasladado parte de su actividad a Valencia. Concretamente se asoció con el exdiputado del Partido Popular, David Serra, quien en enero de 2013 renunció a la exclusividad de su labor política en las Cortes para ejercer como abogado en su bufete, el Estudi General Advocats i Assesors que se constituyó el 25 de febrero de 2013 con sede en la calle Félix Pizcueta de Valencia. Como administrador único de l despacho figuraba el fallecido Juan Pablo Agulló.

Agulló era, además, el representante legal de la exintendente del Palau de les Arts, Helga Schmidt, en el caso que investiga las irregularidades en las contrataciones de la ópera valenciana. La resonancia mediática de este asunto que aún está en manos de los tribunales, hizo que su nombre apareciera con cierta frecuencia en la prensa.

En los últimos meses había llevado también la defensa del exgerente de Urbanismo de Alicante, Enrique Sanus, en el llamado caso Rabasa.

En el aspecto más personal, Pau estaba casado con María y eran padres de Arnau, un muchacho de 14 años considerado ya un virtuoso del violín. Circunstancia de la que estaba profundamente orgullos puesto que su pasión era la música, hasta el punto de que fue patrono de la Fundación del Auditorio de la Diputación de Alicante (ADDA), un espacio emblemático situado en el centro de la capital alicantina, diseñado para albergar grandes eventos musicales y artísticos con un aforo de más de 5.000 personas. En este Auditorio intervino activamente en la selección de su programación musical. Era también un lector impenitente y trabajó muchos años como voluntario en el Banco de Alimentos.

El funeral se celebró en la parroquia de Santa María de Cocentaina, su pueblo natal, donde ha sido enterrado.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate