Las Provincias

Asfixiado por la escasez de espacio

  • El plan para ampliar el hospital sobre la antigua escuela de Agrícolas se paralizó ante la crisis

En el Hospital Clínico de Valencia se han unido varias de las circunstancias que determinan la situación de las infraestructuras. En el centro sanitario de la avenida Blasco Ibáñez se ha quedado pequeño. Y, además, el edificio contiguo ofrece un «acelerado proceso de deterioro» que preocupa a los trabajadores al considerar que el estado de «insalubridad» de la antigua escuela de Agrícolas, no es el más conveniente para el vecino de un hospital.

Ha sido el sindicato UGT el que esta semana ha mostrado su preocupación ante estas dos circunstancias que asfixian las posibilidades de ampliación del Clínico. «Tenemos que crecer, pero ¿hacia dónde?». Es la pregunta que se plantea UGT.

La denuncia del sindicato llega tras conocerse que la ampliación a costa de la antigua escuela de Agrícolas se ha desvanecido. La Universitat Politècnica de Valencia (UPV), titular del inmueble, ha descartado la transmisión de la titularidad de ese edificio. El anterior gobierno autonómico proyecto una ampliación del Clínico sobre el inmueble de la UPV. La iniciativa implicaba la adquisición del edificio universuitario. Llegó la crisis económica y la Generalitat aparcó el proyecto que ahora ya no tiene posibilidades de avanzar porque la dueña del inmueble quiere mantener la propiedad.

UGT aporta varios ejemplos que «evidencian que no hay espacio». Citan la planta «prefabricada sobre el edificio central», un «añadido» que permitió ganar espacio para «informática y docencia» tras la reforma de meses atrás en Urgencias obligando a desplazar esos dos departamentos.

El patio central descubre otra carencia. Las ambulancias para trasladar pacientes que salen de alta o que acuden a visitas externas se concentran ahora en ese patio porque «durante el tiempo de las obras de Urgencias fue necesario trasladarlas allí».

El pasado agosto se reformó Maternidad y ahora ya falta espacio. El objetivo de la intyervención fue construir una sala donde el personal de enfermería da las indicaciones a los padres de recién nacidos antes de abandonar el hospital y ahora «acoge a los facultativos que necesitan consultar ordenadores o informes». la «escasez de camas, en determinadas épocas del año» es otra carencia.