Las Provincias

Sanidad lanza una propuesta para que médicos puedan jubilarse más tarde

Un grupo de profesionales sanitarios, junto a pacientes, en un hospital de Alicante.
Un grupo de profesionales sanitarios, junto a pacientes, en un hospital de Alicante. / Alex Domínguez
  • Los criterios para autorizar que facultativos, de forma voluntaria, sigan en activo a los 65 años van desde acreditar un déficit de especialistas en la bolsa de trabajo a la participación en grupos de investigación

La Conselleria de Sanidad ha propuesto a los sindicatos fijar unos criterios para aprobar excepciones a las jubilaciones forzosas, de tal manera que la autorización de la prórroga -siempre a petición del profesional y de forma voluntaria- no dependa de la decisión que tomen las gerencias de cada departamento de salud. En determinados supuestos se permitiría que los médicos pudiesen ejercer más allá de los 65 años, periodo en el que están obligados a dejar su actividad en el sistema sanitario público y que ha provocado un goteo de denuncias en los tribunales.

Esta propuesta ha sido remitida a los sindicatos y se abordará la próxima semana, dentro de las reuniones periódicas que mantienen Sanidad y las organizaciones para elaborar el nuevo Plan de Recursos Humanos. La Conselleria confía en que el plan se apruebe antes de fin de año, pero en el apartado de las jubilaciones forzosas -uno de los puntos más controvertidos- hay opiniones sindicales a favor y en contra.

Un criterio que se tendría en cuenta para autorizar la prolongación de la actividad a los facultativos sería la falta de especialistas en el departamento y en la bolsa de trabajo para cubrir la jubilación. Según el Sindicato Médico de la Comunitat (Cesm-CV), la concesión de las prórrogas voluntarias podría fundamentarse también en la participación de los profesionales afectados en grupos de investigación, tener en cuenta su actividad docente, la actividad en atención continuada, la dedicación en exclusiva al sistema, el desarrollo de técnicas o procedimientos especiales y el grado de absentismo, entre otros.

Para el secretario general del sindicato, Andrés Cánovas, el planteamiento de la Dirección General de Recursos Humanos supone una mejora ya que la autorización de la prórroga que pidan voluntariamente los médicos no dependerá de la «subjetividad del gerente» como ocurre ahora, aunque la jubilación forzosa seguirá en los 65 años. Por contra, CC OO rechaza el proyecto al considerar que en lugar de tratarse de una excepcionalidad se generalizarían las prórrogas de la actividad al introducirse tantos supuestos, lo que también impide la renovación de las plantillas.

La organización sindical criticó que Sanidad haya «cambiado de opinión» y proponga la flexibilidad en el acceso a la jubilación voluntaria del personal médico, algo que a su juicio «restringe» las posibilidades de acceso a nuevos profesionales y generará un envejecimiento más acusado en la plantilla. Las citadas fuentes añadieron, a través de un comunicado, que esta propuesta «más que una regulación de la excepcionalidad es la generalización de la misma debido al establecimiento de nuevos supuestos basados en apreciaciones subjetivas».

Estos supuestos, además, «pueden suponer la ampliación y generalización de estas concesiones con respecto a la regulación actual, más restrictiva y menos flexible que la que se propone, y que tampoco compartíamos». Las citadas fuentes recordaron que el déficit de médicos se da en algunas especialidades y debe solucionarse con otras medidas como, por ejemplo, aumentar las plazas Mir.