Las Provincias

Los jóvenes valencianos, entre los que más beben de forma compulsiva

  • El 50% de los encuestados asegura haber hecho 'binge drinking' en el último mes y en tres de cada diez urgencias por consumo se atiende a adolescentes

Beber cinco o más vasos de bebidas alcohólicas en un intervalo de tiempo no superior a dos horas en el último mes. Es el 'binge drinking' o más conocido entre los adolescentes como atracones de alcohol. Los adolescentes valencianos, entre 14 y 18 años, están por encima de la media nacional en ocho puntos: 49,6 frente al 41,8%, según la última encuesta realizada por el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad sobre uso de Drogas en enseñanzas Secundarias en España (Estudes).

La mitad de los adolescentes reconoce haber ingerido alcohol de forma compulsiva durante el último mes. Se trata de una cifra verdaderamente preocupante. Y es que tres de cada diez urgencias en los centros hospitalarios registradas en la Comunitat por este tipo de consumo de alcohol corresponden a adolescentes entre 16 y 20 años, según datos facilitados por la Conselleria de Sanidad referentes al pasado año.

Fiestas patronales

«Los atracones de alcohol se relacionan en gran medida con las fiestas patronales de los municipios. Se buscan patrones de agrupamiento, apropiación del espacio público y hacen del alcohol que se convierta en sus límites, ya que los jóvenes reaccionan de diferente manera que con otros consumos», expresa Eusebio Megías, director técnico de la Fundación de Ayuda contra la Drogadicción (FAD).

La Conselleria de Sanidad acaba de activar la campaña 'Controla en Fallas: Si te pasas te lo pierdes' para vigilar el consumo de alcohol y de drogas. Pondrá todo el empeño a su alcance para evitar que el alcohol o las drogas se conviertan en las protagonistas de las fiestas y provoquen consecuencias fatales.

Durante este periodo de fiestas, aumentan en un 30% las atenciones hospitalarias. Sanidad ha comparado las estadísticas de cuatro hospitales de la ciudad de Valencia durante las Fallas de 2014 con otra semana cualquiera del mes de febrero y los resultados son más que preocupantes: mientras que en Fallas del pasado año se registraron 134 urgencias por consumo de alcohol, en una semana elegida al azar se contabilizan 89 episodios.

¿Cuál sería el perfil del adolescente que bebe compulsivamente? Megías lo tiene claro: «jóvenes con una personalidad muy inmadura». La mayoría de encuestados consume durante los fines de semana, aunque el informe hace especial hincapié en que «va en aumento el consumo de alcohol en menores durante días laborables». La razón reside en la incorporación del jueves al fin de semana. Mientras que entre semana se bebe cerveza, los sábados y domingos se opta por los combinados, de mayor graduación etílica.

Nueve de cada diez jóvenes han probado el alcohol antes de los 18 años de edad y se estima que se empieza a beber a los 13 años. «El control en los menores tiene que ejercitarse desde muy pronto. Antes la familia era la que tenía el control, pero ahora es como si no existiera. Los padres no le hablan a sus hijos de las drogas a los 10 años porque creen que son aún jóvenes y a los 14 años tampoco porque piensan que sus hijos ya lo saben todo», lamenta Megías.

Existe una tendencia a la baja en consumo de alcohol, mientras que en todo 2014 hubo un total de 2.166 urgencias, el año anterior se registraron casi 3.000, lo que supone un 27% menos en los hospitales valencianos.

Botellón, también se supera

La encuesta Estudes hace una diferenciación entre botellón y borrachera o intoxicaciones etílicas agudas. En el primer caso, los adolescentes valencianos también están por encima de la media en seis puntos. Siete de cada diez encuestados asegura que ha practicado botellón alguna vez en su vida, mientras que la mitad responde que lo ha hecho en los últimos treinta días. Los chavales que realizan botellón son más propensos al consumo de otras drogas, como la marihuana o hachís.

La tendencia refleja que las féminas son más propensas a una borrachera que los varones. El 66% se ha emborrachado alguna vez en su vida. «Vivimos en una sociedad donde, desgraciadamente, el alcohol está presente», asegura el director técnico de FAD.

Otro dato alarmante es que el 5,3% de los jóvenes consultados para este estudio asegura que ha llegado a conducir un vehículo a motor después de haber ingerido alcohol. El consumo de bebidas espirituosas y drogas se encuentra detrás de un elevado porcentaje de los siniestros de tráfico con víctimas mortales, según las últimas estadísticas.