https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El registro desconocido de Mario Kempes

Mario Alberto Kempes en una imagen en Mestalla. / bernat navarro
Mario Alberto Kempes en una imagen en Mestalla. / bernat navarro

PACO LLORET

Los goles de Kempes en la final de Argentina 78 situaron al Valencia como el primer club español que tenía en sus filas a un campeón mundial y, por añadidura, a un goleador en la final. Hasta entonces ningún jugador enrolado en un equipo de nuestro país había logrado ese honor. Kempes y el Valencia fueron los primeros en entrar en la historia por este registro. 'El Matador' logró dos goles ante Holanda en la final del Campeonato del Mundo celebrado en su país, el primero de ellos abrió el marcador antes del descanso, el segundo llegó en la primera mitad de la prórroga. Aquel fue, sin duda, el momento culminante de su carrera.

De hecho, Kempes fue el único jugador de todos los convocados por el seleccionador de la albiceleste que jugaba fuera de Argentina. La excepción estaba más que justificada. César Luis Menotti visitó Valencia y otras ciudades europeas para seguir en directo las evoluciones de los jugadores argentinos más destacados. De todos ellos solo llamó a Mario Kempes para que se incorporara a la concentración del país anfitrión del torneo. El resto de aspirantes quedó descartado. Jugadores como Brindisi, Wolf, Carnevalli, Ayala, Scotta o Heredia que militaban en diferentes equipos españoles no fueron incluidos en la lista definitiva. La solitaria elección de Mario Alberto Kempes quedó sellada en una noche de sábado de finales de octubre, cuando en el campo de Mestalla, los valencianistas batieron al Espanyol por un contundente 3-0.

Los tres tantos llegaron en una primera mitad sobresaliente y, curiosamente, todos llevaron la firma de otros tantos jugadores argentinos: Valdez, Kempes y Felman. Menotti estuvo presente en el encuentro y sus excelentes impresiones quedaron confirmadas cuando las gradas se poblaron de pañuelos en homenaje al autor del segundo tanto. Kempes protagonizó una espectacular acción individual por la banda izquierda culminada con un tremendo zurdazo que entró por la escuadra como una exhalación. Un golazo. Urruti, el portero visitante, que debutaba ese día con el conjunto periquito, no pudo hacer nada. La formidable trayectoria goleadora de Kempes a lo largo del ejercicio y su indiscutible capacidad para desequilibrar los partidos le abrieron de par en par las puertas de su selección. En Argentina 78 se iba a coronar como el mejor futbolista del planeta.

En la final de esa edición de laCopa del Mundo se enfrentó a Johnny Rep, quién un año antes había sido su compañero en la célebre delantera del Valencia a la que se añadía el paraguayo 'Lobo' Diarte. En el Mundial anterior, organizado por Alemania Federal en 1974, Johan Cruyff pudo haberse erigido en el primer campeón representante de un club de nuestra Liga, pero la famosa 'Naranja Mecánica' holandesa sucumbió ante los anfitriones en el duelo que decidía el título. Con los germanos se alineaban Rainer Bonhof, que cuatro años después fichó por los valencianistas, y Paul Breitner que se incorporó a la disciplina madridista a la conclusión del campeonato. Entre los convocados en la selección alemana occidental figuraba también Günter Netzer, por entonces en las filas del conjunto del Bernabéu, aunque no participó en la final y tan solo fue alineado en un encuentro a lo largo de todo el torneo, el tercero de la primera fase, contra el combinado de Alemania Oriental cuando su equipo ya tenía garantizada la clasificación aunque no el primer puesto que, finalmente, fue para el combinado de la RDA.

Mario Kempes fue el único representante de la plantilla valencianista que acudió al mundial argentino puesto que en la selección española no hubo ningún jugador convocado por Ladislao Kubala. De los posibles aspirantes destacaban Carrete y Saura, mientras que Manzanedo y Arias serían llamados a lo largo del ejercicio 78-79. Mario Alberto Kempes fue elegido como el mejor jugador y se proclamó máximo goleador al anotar seis goles en siete partidos, marcó en tres encuentros por partida doble, ninguno en la primera fase, en dos de la segunda ante Polonia y Perú, y los dos decisivos en la final celebrada en el estadio Monumental de Buenos Aires el 25 de junio de 1978. Para Kempes era el segundo Mundial puesto que participó en el anterior aunque no anotó ningún tanto pese a ser titular en todos los encuentros. El futbolista de Belville contaba por entonces con 20 años de edad.

Con anterioridad a Kempes el Valencia tuvo en el brasileño Joel Martins al primer campeón del Mundo, aunque fichó por los de Mestalla a la conclusión del torneo organizado por Suecia en 1958. Joel fue valencianista durante tres ejercicios en los que coincidió con su compatriota Walter, fallecido en un accidente de tráfico el 21 de junio de 1961. Joel fue titular en el debut de la selección canarinha que batió por 3-0 a Austria y en el siguiente encuentro, ante Inglaterra, que acabó sin goles. Después perdió su lugar en las formaciones junto a otros compañeros y aparecieron en el escenario Pelé, Garrincha y Vavá.

Mario Kempes aún volvió a disputar un tercer Mundial, el organizado por España en 1982. A esa cita acudió como jugador de River Plate pero a la conclusión del torneo se reincorporó a la disciplina valencianista.