https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Noche plácida tras el palo por Kondogbia

Carlos Soler golpea el balón ante Parejo en el entrenamiento de ayer por la tarde. / jesús signes
Carlos Soler golpea el balón ante Parejo en el entrenamiento de ayer por la tarde. / jesús signes

El jugador dice adiós a la temporada al ser operado otra vez de urgencia

valencia. La ley de Murtphy -no confundir con Murthy, Anil- mantiene cierta afinidad con el Valencia. Dice en resumidas cuentas dicha sentencia que si algo puede salir mal, acabará tarde o temprano ocurriendo. Que le pregunten a Kondogbia a quien la temporada se le ha acabado por torcer de manera definitiva. Justo cuando más activo empezaba a estar después de transitar por un año algo complicado por culpa de las lesiones y viajes para jugar con Centroafrica que de alguna manera incomodan al club, lo que fue un fue un fuerte hematoma tras un choque que pasó casi desapercibido contra el central Gálvez (Rayo), ha acabado por convertirse en un auténtico calvario para el centrocampista. En la madrugada de este miércoles, al futbolista no le quedó otro remedio que marcharse de urgencia al hospital para pasar de nuevo por el quirófano. Lleva dos 'mini intervenciones' en diez días. El hematoma en el muslo, lejos de remitir, se le volvió a reproducir y ya puede ir despidiéndose no sólo de jugar la final de Copa de Sevilla sino también de la de la Europa League (cuatro días después).

No es que el Valencia esté clasificado ya para Baku, pero ésa es la intención. Le queda un trámite -el de esta noche en Mestalla contra el Villarreal- y dos guerras contra Arenal o Nápoles (con más probabilidad para el equipo de Emery). De momento, lo único que ha conseguido el equipo de Marcelino es poner un pie y tres cuartos del otro en la semifinal. El 1-3 del estadio de La Cerámica fue fiel reflejo de las dinámicas en las que se encuentran ambos equipos. Al Valencia le sale casi todo pese a que Neto fue posiblemente el futbolista más destacado en Vila-real y los amarillos bastante tienen con asomar el morro en la zona más trágica de Primera. Por eso, teóricamente, lo de hoy supone más un contratiempo para los entrenadores que otra cosa, con el riesgo que siempre hay de perder algún efectivo. Eso sí, el público que vaya a Mestalla quiere pasárselo bien y aunque el equipo está salpicado de rotaciones, quiere que los jugadores no conviertan la hora y media de fútbol en un hastío. Al fin y al cabo, el Valencia va a percibir 2,5 millones de euros por superar estos cuartos de final. En esta ronda, por cierto, ya ha ganado 1,5 millones. Lejos están, eso sí, los 12 millones que abona la UEFA a los semifinalistas de la Champions.

Para Marcelino, hacer la lista de convocados va a resultar bastante fácil. No tiene prácticamente donde elegir y sólo va a tener que descartar un futbolista. La anunciará esta misma mañana. Otra cosa es ver qué once escoge, porque además de los condicionantes de la saturación de minutos, también está la amenaza de la sanción por tarjetas para otros que e caso de verla se perderían la semifinal. Piccini, Rodrigo y Jaume no están listos todavía y la duda es si decide dar tregua a los Gayà, Garay, Parejo, Guedes o Cheryshev. Hay diversas combinaciones, desde apostar por Wass para el lateral o hacerlo con Roncaglia, hasta situar al danés en el centro junto a Soler o al insustituible Parejo. Kang In y Ferran tienen opciones y delante volvería Sobrino, aunque Marcelino siempre les hace entrar poco a poco.