https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Miles de aficionados del Celtic sin entrada

Los aficionados del equipo escocés, en el Celtic Park en el partido de ida contra el Valencia. / Reuters/Lee Smith
Los aficionados del equipo escocés, en el Celtic Park en el partido de ida contra el Valencia. / Reuters/Lee Smith

Hasta veinte mil personas se han llegado a desplazar a veces y la FIFA premió a la 'marea verde' en 2017 por dar ejemplo en casa y fuera con su correcta conducta | El club escocés advierte al Valencia para el partido del jueves aunque los seguidores tienen fama de buen comportamiento

JUAN CARLOS VALLDECABRES

Cuando un club como el Celtic, con lo limitadísima que es su competición liguera (12 equipos ), tiene un estadio con capacidad para 60.800 espectadores es por algo. Y ni un rotundo 0-2 en contra como el que consiguió el Valencia en el Celtic Park parece quitarles la ilusión a los aficionados locales de seguir a su equipo donde sea. Fútbol y fiesta. Así lo ha advertido ya el club escocés al Valencia en las conversaciones que ambos mantuvieron y mantienen de cara al encuentro del próximo jueves en Mestalla, cita que para los valencianistas debe convertirse en un mero trámite para plantarse en los octavos de la Europa League. Aunque la eliminatoria parece lógicamente más que resuelta de antemano, para miles de aficionados del Celtic parece que es un buen motivo no sólo para ver a su equipo en directo sino para disfrutar, por ejemplo, del clima y de la gastronomía valenciana. Con 16 grados de máxima y 5 de mínima previstos para el jueves -sin rastro de nubes-, con la cercanía de Benidorm y con el atractivo añadido del turismo urbano (los precios de los vuelos se han disparado superando los 400 euros), hasta Valencia se desplazarán gran cantidad de seguidores, a pesar de que no van a haber entradas para todos.

De momento, el Valencia ya ha colocado un paquete aproximado de dos mil localidades al Celtic para que lo venda entre sus seguidores, que son los que más o menos caben en la grada destinada a los equipos visitantes (todos identificados). Eso, por así decirlo, no supone ningún tipo de problema a la hora del control policial. El inconveniente en este tipo de situaciones lo provocan aquellos que vienen sin entrada; los que pueden adquirir localidades de otras zonas sin tanta vigilancia, y también los que tienen claro que su objetivo es pulular por la ciudad mientras se disputa el partido.

Para hacerse una idea, en un Villarreal-Celtic en 2004, la directiva escocesa llegó a solicitar hasta 20.000 localidades al club amarillo para que sus aficionados pudieran venir, cantidad que lógicamente no se pudo satisfacer. A Barcelona, apenas un mes antes, viajaron esos 20.000 aunque sólo siete mil venían con entrada para el Camp Nou.

El partido, de alto riesgo, tendrá un refuerzo policial importante para evitar que se produzcan incidentes. No obstante, la afición del Celtic tiene fama precisamente de su buen comportamiento. Quedó demostrado en el partido de ida contra el Valencia. De hecho, en 2017 el Celtic fue premiado precisamente por la FIFA por tener una afición con una actitud excepcional. Eso no quita para que se pueda dar de manera esporádica algunos casos de cierta tensión, más aún si se produce la ingesta masiva de alcohol. Los bares de los alrededores de Mestalla, con experiencia de sobra en este tipo de situaciones, ya habrán llenado sus neveras y bodegas de cerveza. No obstante, también se han producido hechos lamentables y que motivaron la intervención de las autoridades. Hace unos años, en un Celtic-Rangers, duelo de máxima rivalidad, en el graderío del Celtic Park aparecieron varias muñecas hinchables maniatadas y ahorcadas con bufandas del Rangers. En otra ocasión, la UEFA actuó después de que aficionados ondearan numerosas banderas de Palestina durante el partido ante el Hapoel Beer-Sheva de Israel.

Para hacerse una idea de la pasión escocesa, un mes antes de que se jugara la ida contra el Valencia, el club escocés ya había agotado todas sus localidades.