https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

La Federación de vecinos estudia las quejas por la megafonía de Mestalla

Aficionados del Valencia CF, el pasado sábado, en las inmediaciones de Mestalla./I. Marsilla
Aficionados del Valencia CF, el pasado sábado, en las inmediaciones de Mestalla. / I. Marsilla

Residentes de la zona lamentan el elevado volumen de los altavoces el sábado para silenciar los cánticos en contra la gestión de Peter Lim

Moisés Rodríguez
MOISÉS RODRÍGUEZ

Lamegafonía de Mestalla no escatimó en decibelios en los prolegómenos y después del partido contra el Alavés. Los altavoces del estadio del Valencia mantuvieron un pulso con toda manifestación sonora en contra de Peter Lim y de Anil Murthy. Emitieron a un volumen más elevado de lo habitual, especialmente en los momentos en los que se escuchaban cánticos contra el dueño o el presidente. Este hecho generó molestias entra los propios aficionados y, sobre todo, los residentes de la zona. Algunos de ellos, cuyas viviendas están cerca de la Universitat Politècnica, afirman que desde ese punto se escuchaba perfectamente la música que provenía del estadio.

Los vecinos más cercanos, por lo tanto, lamentan que en ciertos momentos era imposible ver la televisión o incluso mantener una charla en sus hogares. Las quejas por diferentes cauces se han producido en las últimas horas. Los residentes han lamentado formalmente que el sábado por la tarde el sonido que llegaba desde el estadio era atronador, más de lo habitual.

Alguna de estas quejas ha llegado a la Federación de asociaciones de vecinos de Valencia. Por el momento, desde este organismo estudian las posibles medidas a tomar sobre un hecho que hasta la fecha ha sido puntual, pero con el clima de crispación contra la propiedad de Singapur puede repetirse en cada partido del equipo en casa. Con el parón de selecciones, el siguiente no se celebrará hasta el miércoles 30 de octubre a las 19 horas, un Valencia-Sevilla.

«Hemos recibido un correo de una persona que afirma que el partido del sábado fue un caos. Vamos a mantenernos alerta y comprobar estos hechos con los socios de nuestra agrupación», señaló este lunes la presidenta de la Federación de asociaciones de vecinos de la ciudad, María José Broseta.

También las redes sociales están infestadas de opiniones de aficionados que asistieron al partido contra el Alavés, que se quejan del elevado volumen de la megafonía. Esto se produjo antes del choque, cuando un nutrido grupo de hinchas ya recibió al equipo con gritos contra Lim y Murthy y a favor de Cañizares, después de haber denunciado el exportero la semana pasada que el club ha puesto trabas para celebrar un acto para recaudar fondos por la investigación contra el cáncer infantil. El propio exfutbolista achaca esta decisión a sus opiniones públicas y responsabiliza de la misma al presidente.

Los afectados temen que el hecho se repita en cada partido, pese a que el próximo será a final de mes

La crispación de la afición valencianista por la gestión desde Singapur ha ido en aumento a lo largo del verano, desde que en plena pretemporada estuvo a punto de salir del club Mateu Alemany. La destitución de Marcelino y, ahora, este episodio con Cañizares -que organizará su acto benéfico con el Real Madrid- han colmado el vaso. Los vecinos de alrededor del estadio temen que los ruidos en la zona sean insoportables en cada partido de una temporada que no ha hecho sino empezar.

«En las diferentes comisiones contra la contaminación acústica en la ciudad, vamos a solicitar que se trate de reducir al máximo las molestias a los vecinos con la música en los días de partido», señaló María José Broseta sobre las iniciativas que se van a llevar a cabo: «Mestalla no es el único problema en Valencia. Hay barrios donde tenemos registradas muchas quejas por los horarios de las terrazas».

Los residentes también denuncian el uso de aceras y parques para estacionar vehículos

El ruido no es el único aspecto que molesta a la Federación de asociaciones de vecinos relacionado con los días de partido en Mestalla. María José Broseta también alerta sobre el problema de aparcamiento en una zona que durante entre tres y cuatro horas recibe esas jornadas a unas 40.000 personas. Muchos de ellos llegan en coche. «Se ocupan las calles casi hasta el puerto y hay gente que deja los vehículos en las aceras. También existen parques que mientras se disputa el partido de fútbol quedan inutilizados porque dejan ahí coches», señala la presidente de este organismo, que reclama soluciones.