https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Murthy recibe amenazas de muerte y manda callar al público por las protestas

Murthy recibe amenazas de muerte y manda callar al público por las protestas

El club ha puesto a disposición de la Policía los mensajes de teléfono enviados al dirigente, que soportó la carga de Mestalla contra Peter Lim

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Anil Murthy vivió ayer uno de los capítulos más tristes que posiblemente le vayan a influir en su futuro como presidente del Valencia. Un par de horas después de que Mestalla todavía alucinara con la reacción del dirigente cuando éste mandó callar al público que se había girado hacia el palco cargando contra Peter Lim, el Valencia emitió un comunicado en el que denunciaba las amenazas que el presidente había recibido en su teléfono móvil. «Los servicios jurídicos del Valencia han puesto a disposición de la Policía las graves amenazas, algunas de ellas de muerte, recibidas en las últimas horas en el teléfono móvil del presidente de la entidad, a efectos de las posibles consecuencias penales que pudieran derivarse de ello». Ese fue el escrito que difundió el club, poco después de que muchos aficionados fueran aumentando el nivel de indignación por la reacción que tuvo Murthy a lo largo del encuentro.

La historia alcanzó el momento más 'caliente' cuando llegó la caída de tensión de luz y Mestalla perdió parte de la potencia de los focos. El público aprovechó la coyuntura para aumentar la intensidad de sus protestas hacia Peter Lim. Esta vez no fue sólo desde Curva Nord. El movimiento de protesta tomó una mayor dimensión y eso hizo mella en el palco. Con tres cuartas partes del estadio pidiendo que Peter –Lim– se fuera de Mestalla, Murthy se llevó el índice de su mano derecha a los labios mandando callar a la gente. Pidió con gestos con ambas manos que se calmaran y señaló en repetidas ocasiones hacia el césped. Quería, según se aclaró después desde el propio club, que la gente se centrara en el fútbol. Pero los espectadores que estaban en tribuna, que son los que visualmente tienen el palco cerca, lo tomaron lógicamente como una respuesta de autoridad.

Mestalla ha cargado años atrás contra Tuzón y contra Paco Roig, por ejemplo, pero no es habitual que el presidente tenga ese tipo de reacción que para algunos puede ser hasta lógica por la presión personal que puede tener el cargo. Pero la sensación que quedó fue el desafío del representante de Meriton hasta la corriente popular. Hasta en tres ocasiones y por espacio de varios segundos se repitió la escena.

Lo sorprendente es que Murthy, después, colgó en su foto de perfil de WhatsApp esa misma imagen en la que pide silencio. No hay interpretación oficial ni extraoficial del motivo que lleva al presidente de una entidad como el Valencia a utilizar este tipo de imágenes en su teléfono privado y el mensaje que pretende enviar al que lo vea.

De momento, ayer y además de las amenazas de muerte, escuchó las protestas en la calle de varios centenares de aficionados y la intensidad con la que Mestalla en cinco ocasiones se posición contra Peter Lim. Llegó incluso a corearse el nombre de Cañizares, protagonista del conflicto que ha surgido con el club por con la campaña benéfica en apoyo de la lucha contra el cáncer. La directiva no ha quedado en buen lugar y la gente lo recordó ayer.