https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Marcelino planta cara a Lim por el sustituto de Rodrigo

Rodrigo Moreno golpea el balón durante el entrenamiento de ayer en Paterna. / damián torres
Rodrigo Moreno golpea el balón durante el entrenamiento de ayer en Paterna. / damián torres

«Si me impusiesen un jugador, sabrían mi respuesta», advierte el técnico a la propiedad | «No me pasa por la cabeza que salga y no fichemos un delantero, sólo los cangrejos corren hacia atrás o hacia el lado», afirma

LOURDES MARTÍValencia

Marcelino García Toral ha dado el salto al vacío. O al menos con su discurso. Al entrenador del Valencia no le afecta que sus órdagos públicos a Peter Lim puedan costarle el puesto en el banquillo blanquinegro: «No temo por mi cargo en absoluto. Trabajo con honestidad y dedicación. Si el propietario decide prescindir de mí es una decisión suya, voy a seguir igual que siempre». No tiene miedo porque le avalan, según él, «los dos años en Champions y la Copa».

Marcelino no es «futurólogo» y no sabe lo que pasará con Rodrigo Moreno. De momento, ayer se subió al avión y hoy jugará ante el Celta. Pero no es consciente el técnico de que el club esté trabajando en ningún sustituto: «No me consta que estemos preparados para un problema muy importante para el Valencia si se consuma la ausencia de Rodrigo, por la capacidad de este futbolista»; aunque tampoco estima que la propiedad vaya a dejarle sin recambio si se marchase: «No se me pasa por la cabeza que salga y no fichemos un delantero, sólo los cangrejos corren hacia atrás o hacia el lado». Ante la posibilidad de que ese recambio de Rodrigo fuese escogido sin conocer su opinión, Marcelino utiliza una evasiva en forma de mensaje a Peter Lim: «Si se me impusiese un jugador sabrían mi respuesta».

La situación actual con el delantero hispano-brasileño es fruto de ese cambio de modelo que anuncio Mateo Alemany. Después de dos años con Marcelino, el balear y Longoria al mando, el propietario del Valencia quiere «involucrarse más en el día a día del club». Lo que incluye, evidentemente, en los fichajes. Un giro que a Marcelino ni le agrada ni entiende por los resultados obtenidos hasta ahora: «Seguimos trabajando desde el diálogo y la comunicación, como desde nuestra llegada, para desde un consenso, que es lo que se nos pidió, buscar las soluciones mejores para el Valencia. Puedo contestar lo que yo hago... Nosotros, queremos, trabajamos, hemos trabajado y seguiremos trabajando para conseguir lo mejor para el Valencia. Os dije que estoy feliz en el Valencia, es un reto diario que me llena de ilusión entrenar al equipo, en eso tengo que seguir, es lo que está en mi mano: trabajar y buscar soluciones. Me reitero, creo que tenemos la credibilidad de que el modelo ha sido exitoso y el trabajo ha producido rendimientos muy altos».

«No temo por mi cargo en absoluto. Voy a seguir igual que siempre», afirma

Tanto ha insistido Marcelino durante la pretemporada acerca del consenso y el diálogo que se le cuestionó sobre cómo es la comunicación con Lim. Sin embargo, no quiso profundizar en ese aspecto: «La forma no ha cambiado, es una cuestión interior. No la voy a hacer pública. Yo he hablado seis o siete veces con el dueño desde mi fichaje. No ha cambiado, no es diferente esta pretemporada a la primera».

El técnico asturiano afirma que no está «cabreado» ni «muy cabreado» con la situación. Aunque sí se encuentra «expectante» y con «unas ganas locas» de que cierre el mercado. Él y los futbolistas quienes tanto en los peores momentos de la temporada pasada como en el cisma con Peter Lim se han posicionado de su lado: «La plantilla tiene una incertidumbre en cuanto al proyecto y cómo se cerrará el día 2. Este equipo quiere seguir progresando, ganando mediante su trabajo, unión, capacidad. Logró ser dos veces cuarto cuando no es nada fácil, los tres primeros están asignados al ser muy superiores al resto. El Valencia ha sido capaz de ganar la Copa al Barça de Messi, sumó 38 puntos en la segunda vuelta de Liga, remontó y superó muchas dificultades... ahora quieren seguir rindiendo. La posibilidad de que el referente de ataque en el equipo salga nos pondría en una situación muy difícil, si no tenemos la opción de no mermar ese potencial en el equipo».

Ese vestuario lleno de dudas se enfrenta hoy al Celta. El Valencia, con el regreso de Dani Parejo y José Luis Gayà, espera encontrar en Balaídos la primera victoria de la temporada. No es mal estadio. A priori. Marcelino siempre ha sumado allí y a Ferran Torres, presumiblemente titular por la lesión de Carlos Soler, tampoco se le da mal. El de Foios nunca olvidará aquel 19 de enero de este mismo año en el que se estrenó como goleador en Primera. Anotó el primer tanto para el Valencia y luego, precisamente Rodrigo anotó en el 84 para deshacer el desempate y llevarse los tres puntos. Esa victoria fue el punto de inflexión de los de Marcelino en una primera vuelta abonados al empate.

El conjunto blanquinegro se encontrará a un Fran Escribá que ayer se deshizo en elogios hacia futbolistas como Dani Parejo. Frenar al capitán del Valencia es una de las preocupaciones del técnico, por eso meterá músculo en el centro del campo con Pape Cheikh y Lobotka. También jugará Denis Suárez. Sobre el futbolista del Celta habló ayer Marcelino.

El atacante estuvo a punto de recalar en el club de Mestalla pero finalmente fue Cheryshev el que fichó. El gallego, que ya estuvo a las órdenes del asturiano en el Villarreal, ha lamentado que el club blanquinegro lo descartó por motivos «extradeportivos» , algo que el técnico negó: «Si no está aquí es porque no se ha llegado a un acuerdo económico o deportivo». Con Aspas como fijo arriba, la duda es si le acompañará el exblanquinegro Santi Mina, quien recibió el alta esta semana tras una lesión.