https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Javier Gómez dejará la LFP y Mateo Alemany es el favorito para sustituirle

Javier Gómez dejará la LFP y Mateo Alemany es el favorito para sustituirle

El expresidente trabajará con la agencia que lleva a Parejo mientras que es conocida la vinculación de Tebas con el aún director general del Valencia

Juan Carlos Valldecabres
JUAN CARLOS VALLDECABRESValencia

Todavía sin saber qué es lo que va a hacer a partir de ahora en el Valencia hasta el mes de junio cuando acabe su vinculación, el nombre de Mateo Alemany empieza a aparecer en las quinielas laborales de futuro. La última en surgir y nada descabellada por los muchos vínculos que existen es la que sitúa al abogado mallorquín en un puesto de alta dirección en la Liga de Fútbol Profesional. Más en concreto, en la plaza que ocupa actualmente el que fuera presidente del Valencia por un breve espacio de tiempo, Javier Gómez. Esta circunstancia, apuntada por la Cadena Cope, vendría provocada por la intención a medio-corto plazo de Gómez de dejar la patronal de clubes, donde ocupa el cargo de director general, para desempeñar otro tipo de funciones en una agencia de representación. En concreto, la que lleva los intereses entre otros del capitán valencianista, Dani Parejo.

La marcha de Gómez se da por hecha y por eso todas las miradas apuntan ahora a Alemany, ya que reúne no sólo los conocimientos que giran alrededor del mundo del fútbol sino también el hecho de que sería un hombre de plena confianza para Tebas.

Este periódico preguntó ayer a Mateo Alemany al respecto y el todavía director general valencianista negó cualquier tipo de conocimiento sobre este asunto, sin querer entrar en más detalles. Aún así, de sobra es conocido que Alemany tiene una estrechísima relación con Javier Tebas, presidente de la LFP, hasta el punto de que ambos estuvieron muy vinculados tanto en la etapa del primero como responsable del Mallorca, como cuando se gestó su fichaje por el Valencia. Meriton consultó a Tebas sobre Alemany antes de incorporarlo al puesto de dirección en el club de Mestalla. Lo que pasa es que Lim ha dejado ya de confiar en Alemany y de ahí que el mallorquín tenga verdaderas dificultades para encontrar cierto sentido a su labor profesional en Mestalla. Está, cobra, no habla, no ejerce y sabe de sobra que tampoco va a ejercer.

Pese a todo, hace unos días el mismo Alemany confesara su intención de intentar retomar de alguna forma la actividad en el Valencia, después de que mediante un mensaje de teléfono le pidiese permiso a Peter Lim para ponerse en marcha. De su pretensión de entrevistarse con él en Singapur nada se sabe. El máximo accionista le dio un simple visto bueno, sin más, a lo de volver a la actividad, al menos de manera aparente. Y a Alemany no le queda de esta forma otro remedio que aceptarlo como una obligación lo de reanudar de alguna manera sus funciones, más aún porque cualquier desliz podría ponerlo en conflicto con la empresa. Lim, por lo que se ve, está dispuesto a tenerlo con galones ficticios hasta junio, en una especie de larga agonía profesional. Y es ahí donde encaja la pretensión por parte de Tebas de llevárselo a la patronal. Habría no obstante que esperar al mes de junio, salvo que se llegara antes a un acuerdo amistoso.

Esta misma temporada, Alemany encabezó con energía la protesta del Valencia en el conflicto que hubo con la Federación Española (Rubiales y Tebas no se pueden ni ver) por el cambio de formato de la Supercopa, torneo que corresponde organizar al organismo federativo. La Liga, por su parte, también rechazó la Supercopa y la Copa pero al final fue el Valencia el que más se hizo escuchar.

De momento, Alemany mantiene un impás que nada tiene que ver con el rol que desempeñaba antes de que estallara la crisis. Dijo que iba a retomar sus funciones y también apuntó que iba a comparecer ante los medios, pero aún está por ver bajo qué mínimas condiciones le deja maniobrar Meriton. El martes acudió como uno más a la cumbre convocada por Anil Murthy. Entró con una sonrisa a Mestalla y salió algo más serio –después del discurso impostado del presidente– sin querer hacer declaraciones.

La afición valora de manera importante el trabajo que ha hecho Alemany en el Valencia, con la composición de plantilla que llevó no sólo a la clasificación para la Champions sino a conquistar la Copa del Rey. De la misma forma, es evidente que se trata de un profesional cuyas pretensiones van más allá de la querencia hacia unos colores como los valencianistas. En su día le tentó Florentino Pérez para llevárselo al Real Madrid –le valió una sustanciosa mejora contractual en el Mallorca– y pujó después de manera infructuosa por la presidencia de la Federación Española.