https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El día inolvidable de Alemany

Alemany entrega la Copa a Nadal, capitán del Mallorca. / efe/cárdenas
Alemany entrega la Copa a Nadal, capitán del Mallorca. / efe/cárdenas

El director general del Valencia ganó la Copa del Rey cuando presidía el Mallorca

Toni Calero
TONI CALEROValencia

Lleva más de 25 años ligado al fútbol profesional y ninguna satisfacción fue mayor que la conquista de la Copa del Rey en 2003. Ese título que el Mallorca ganó al Recreativo de Huelva en el Martínez Valero se convirtió en la guinda de la presidencia de un jovencísimo Mateo Alemany en el conjunto bermellón. El 28 de junio de aquel año fue el día inolvidable para el actual director general del Valencia, que se había quedado en su isla para dirigir el proyecto pese a que Florentino Pérez le intentó fichar para el Real Madrid. 16 años después del encuentro en Elche, Alemany puede abrochar la temporada del centenario del Valencia con su segunda Copa del Rey. Un trofeo que en enero definió como «una oportunidad para ver futbolistas jóvenes».

Sorprendió la definición de Alemany teniendo en cuenta que en ese momento, el Valencia atravesaba una dura crisis de resultados y la zona Champions estaba lejísimos. El director general compareció ante los medios el 10 de enero para dejar claro que la prioridad del club de Mestalla pasaba por la Liga. «En diciembre tuvimos lesiones de jugadores importantes, los resultados no son los que esperábamos y ahora damos prioridad absoluta a la Liga», expresó Alemany en unas palabras que no sentaron precisamente bien al valencianismo al tratarse de un título accesible (o al menos el más accesible) en la temporada del centenario. «La Copa nos sirve para utilizar jugadores jóvenes, es una buena oportunidad para eso e intentaremos llegar lo más lejos posible. Cuando llegue la Europa League la competiremos, es muy atractiva y espero que en el mes de febrero tengamos a toda la plantilla para competirla al máximo», amplió el ejecutivo del club. Ocurrió que los hechos le fueron llevando la contraria. El Valencia mejoró, fue pasando rondas y ahora está a noventa minutos de conquistar el título.

Alemany, por cierto, también habló de la necesidad de darle una vuelta al formato copero. «La Copa es una competición que siendo un torneo importante debería haber una reflexión sobre el formato. Hay poca asistencia y los equipos utilizan suplentes. El año pasado hicimos un esfuerzo importante (el Valencia alcanzó las semifinales), llegamos a la competición siendo segundos en la Liga y teníamos margen suficiente para destinar a la Copa. No tiene nada que ver con este año», dijo Alemany, quien no sabía que obviamente Marcelino y los futbolistas se empeñarían en alcanzar la final.

El Mallorca pasó por encima del Recreativo gracias a un doblete de Eto'o y el tanto de Pandiani

En 2003, Gregorio Manzano entrenaba a un Mallorca que pasaría a la historia del club balear. En la plantilla estaban futbolistas de la talla de Samuel Eto'o, Ibagaza, Leo Franco o el veteranísimo Miguel Ángel Nadal, encargado de levantar el trofeo ante la alegre mirada de Mateo Alemany. El Mallorca eliminó al Real Madrid en cuartos de final y al Deportivo en semifinales para confirmar una final de sorpresas en la que se enfrentó al Recreativo de Huelva. Los andaluces, con Lucas Alcaraz en el banquillo, se vieron superados desde el principio y el Mallorca ya ganaba a los veinte minutos. Eto'o, con un doblete, puso el 3-0 definitivo para ganar la Copa.