https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Una exhibición que desmonta dos mitos sobre Marcelino

Una exhibición que desmonta dos mitos sobre Marcelino

El técnico asturiano por fin derrota a un grande con el Valencia y brilla en esta segunda vuelta, fase que históricamente siempre se le dio mal

T. C. J.

valencia. Marcelino acudió a la sala de prensa de Mestalla visiblemente satisfecho tras derrotar al Real Madrid. Le preguntaron al asturiano qué pensaba de aquellos que en su momentos pidieron su destitución y el técnico fue diplomático para destacar a sus jugadores, el presente de su equipo y lo que está por venir. El triunfo ante el Real Madrid, no obstante, también dejó una lectura muy positiva respecto al entrenador.

Acabó Marcelino por fin con una estadística que le perseguía desde su llegada a Valencia. Aún no le había ganado a ningún grande (aunque el asturiano recordó que en Champions sí batió al United) y ante el Madrid se quitó esa espina. «Estuvimos cerca muchas veces, incluso en algunos partidos llegamos a estar por delante en el marcador», afirmaba Marcelino sobre los duelos anteriores ante Madrid, Barcelona y Atlético. Con la del miércoles, se ha enfrentado el técnico 16 veces al Real Madrid con tres triunfos, tres empates y diez derrotas.

Los tres puntos conseguidos, además, consolidan al Valencia como el mejor de los aspirantes a la cuarta posición en Liga. La metamorfosis ha sido posible gracias a una brillante segunda vuelta, históricamente una fase que se le ha dado realmente mal a Marcelino. Eso ha cambiado en este curso. En la primera vuelta consiguió el Valencia 23 puntos (4 victorias, 11 empates y 4 derrotas) en 19 partidos, con 17 goles a favor y 17 en contra. Pues bien, en la segunda vuelta del campeonato ya ha igualado esa cifra de puntos pese a que ha jugado ocho partidos menos. Desde la jornada veinte, el Valencia ha hecho 23 puntos de seis victorias y cinco empates. Ha conseguido el conjunto blanquinegro 16 tantos y ha encajado 7, el último de Benzema que dejó en 548 minutos la racha de imbatibilidad del equipo en Mestalla.