https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

Lim convulsiona al valencianismo

Peter Lim con su mujer en Mestalla antes de un partido del Valencia. / EFE/Juan Carlos Cárdenas
Peter Lim con su mujer en Mestalla antes de un partido del Valencia. / EFE/Juan Carlos Cárdenas

Todos los sectores del club consideran inexplicable el despido de Marcelino pese a haber tensado éste las relaciones | Representantes de la entidad señalan que no era el momento de romper el proyecto y exigen a Meriton una explicación sobre el motivo de la destitución

JOSÉ MOLINS | ALBERTO MARTÍNEZ

El terremoto del despido de Marcelino ha sacudido al valencianismo. La decisión de Peter Lim convulsiona a todos los sectores del club, tanto en la actual plantilla como entre los exfutbolistas, exdirectivos, peñistas y accionistas. La opinión generalizada es que la destitución del entrenador resulta sorprendente e inexplicable atendiendo a criterios deportivos, tras haber cumplido los objetivos en sus dos temporadas y ganado la Copa del Rey en mayo. Sin embargo, todos admiten que las relaciones entre el dueño del club y el asturiano se habían tensado mucho desde este verano, hasta acabar con este desenlace. No obstante, todos reclaman que la propiedad debe ofrecer una explicación, que de momento no ha dado. Ayer el agente del técnico estuvo todo el día en la sede del club negociando el finiquito.

La pérdida de confianza de Meriton en la figura de Marcelino era evidente desde agosto, y la situación se ha ido tensando cada vez más en las últimas ruedas de prensa del entrenador. Dos personas que conocen la forma de actuar de Lim son Auxiliadora Borja y Manuel Peris, exdirectivos del club de Mestalla. «No es el momento oportuno de echarlo, aunque cuando vi las declaraciones de Marcelino, que no fueron prudentes, pensé que le quedaba poco. Estaba jugando con fuego, y hay que saber en la empresa que estás, adaptarse a los directivos. Si el entrenador hubiera sido más inteligente o audaz hubiera sacado mucho de Lim, pero no ha sido sutil», lamenta Borja. «Si planteas un pulso tienes que saber que las consecuencias pueden ser que te tiren», añade. Peris por su parte admite estar «sorprendido» por la decisión. «Ha habido discrepancias por jugadores este verano, pero eso es un tema muy habitual. Las dos partes han tensado mucho, las ruedas de prensa de Marcelino eran fuertes, aunque no sé si eso es un motivo suficiente de despido, debe de haber algo más», expresa.

También le ha dejado «descolocado» la noticia a Javier Subirats, exfutbolista y director deportivo del club en la etapa de Benítez. «Es inexplicable, tras dos muy buenas campañas, que salte el entrenador por los aires. No sé si hay más motivos, ha habido fricciones de altas y bajas de jugadores pero eso siempre existe, no creo que eso haya sido tan grave para llegar a una situación límite en la tercera jornada. La persona que decide tampoco debe ser ajeno a la repercusión, el dueño sabe que va a causar estupor. Ha creado inestabilidad total, y Celades es una moneda al aire otra vez». Y añade que Mateo Alemany «queda muy debilitado».

Para un ídolo del valencianismo, Mario Alberto Kempes, «esto ya estaba planificado. El que dice, piensa y hace es el dueño del club, no el presidente, él sabrá. Está claro que no es un tema deportivo, venía del verano. Tenía un buen equipo y suceden cosas extradeportivas que ojalá no perjudiquen a la plantilla», señala en Goal. Y para el exfutbolista Vicente Guillot «la situación no era tan grave para llegar a esto, pero Marcelino también se lo ha buscado con lo de que sin Rodrigo no se podía llegar a la Champions, debió dar más oportunidades a los canteranos».

El expresidente Vicente Andreu lo explica sin tapujos: «Me parece una decisión a las bravas que no procedía en estos momentos. Pero hay que tener en cuenta que Lim es el dueño y puede tomar las decisiones que quiera. Me parece una barbaridad lo que ha hecho, pero hay que aceptarlo porque es el dueño. Y lo de Celades está fuera de lugar, podrían haber puesto a uno con experiencia y que hubiese entrenado en Primera».

Para el representante de la afición, el presidente de la Agrupación de Peñas, Fede Sagreras, «el dueño mira por sus intereses, tiene unas personas aquí que rigen el club y ha perdido la confianza en él. Despedirlo en la tercera jornada no es el momento, pero una vez tomada la decisión hay que tirar adelante. En estos tres partidos Marcelino estaba aislado, triste. Yo no lo hubiera tirado, pero ahora hay que apoyar a Celades». El presidente de la Asociación del Pequeño Accionista, Vicente Vallés, cree que «tendrían que haberlo hecho en agosto, no ahora con la Liga y la Champions», pero apunta: «Lim no se va a pegar un tiro en el pie. Las últimas ruedas de prensa de Marcelino eran con bala, siempre pidiendo».

Más