https://static.lasprovincias.es/www/menu/img/valenciacf-desktop.jpg

El caos por la baja de Kondogbia

Coquelin, en un partido con el Valencia. / AFP PHOTO /JORGE GUERRERO
Coquelin, en un partido con el Valencia. / AFP PHOTO /JORGE GUERRERO

El centrocampista francés y Piccini se incorporan con el grupo a los entrenamientos y Marcelino podrá contar con ellos para Vila-real Soler no juega por sanción y Coquelin regresa bajo mínimos y además está apercibido

J. CARLOS VALLDECABRES VALENCIA.

Hay bajas que pueden ser parcheadas con más o menos consecuencias y otras que producen un auténtico desbarajuste. Y la de Kondogbia corresponde a este último grupo. La cara que pondría Marcelino cuando por la terminal de Barajas y antes de coger el vuelo de regreso a Valencia a Kondogbia lo llevaban en silla de ruedas hasta la jardinera, fue casi tan dramática como la que horas antes ponía el técnico cuando su equipo se borraba prácticamente de Vallecas.

La rotura muscular de Kondogbia -que lo aleja de la actividad para lo que resta de Liga y ya veremos para la final de Copa- no ha podido llegar en peor momento, porque coinciden varias circunstancias que obligan a todos a realizar un generoso esfuerzo con el fin de evitar que el equipo lo acuse más de la cuenta. Que Kondogbia había recuperado el tono deseado fue con diferencia la única buena noticia del desastre de partido que se marcó el Valencia contra el Rayo, pero su paso por el quirófano al día siguiente para que le sacaran la sangre acumulada en el muslo pone en evidencia la desagradable coincidencia de varios aspectos. Lo que parecía en un simple golpe de los que suelen producirse en cada encuentro ha acabado en un desbarajuste fatídico para el entrenador.

Ayer, menos mal, Coquelin y Piccini entrenaron con cierta normalidad con el grupo. Eso, siendo una buena noticia para Marcelino, hay que tomarlo con ciertas reservas porque implica que al francés se le va a tener que forzar este jueves en Vila-real para que entre en el once titular si no quiere el técnico perder el poder en el centro del campo. Y es que, hay que tener en cuenta que para este encuentro de ida de los cuartos de final de la Europa League no sólo está la baja de Kondogbia, tampoco se podrá contar con Carlos Soler por sanción. El canterano hubiera sido, con diferencia, la mejor solución para suplir al centroafricano, sobre todo porque Coquelin regresa con el hándicap de haber estado los últimos tres partidos de baja por lesión y, por si no fuera bastante, está a una tarjeta de cumplir un partido de sanción, tanto en la competición europea como en Liga.

Aunque Coquelin es un tipo de futbolista del que no se puede tener ninguna duda respecto al nivel de entrega que hace cuando juega, la verdad es que en las lesiones que ha padecido esta temporada, su entrada en el once ha sido progresiva. Empezó la Liga lesionado y al sexto partido jugó los últimos 29 minutos. En diciembre volvió a caer lesionado y en su primer encuentro una vez recuperado jugó los 35 minutos finales. A Marcelino le corresponde este jueves decidir si cumple con el programa habitual o arriesga porque el francés viene tras recuperarse de los isquios, una zona sensible para los futbolistas.

Wass hubiera sido la tercera opción para acompañar a Parejo pero el danés, que no salió de titular contra el Rayo precisamente para que llegue fresco ante el Villarreal, es también la opción para el lateral derecho pese a que Piccini ya tiene el alta médica. El defensa italiano vuelve tras tener tocado el gemelo y el sóleo de su pierna izquierda.